huelga feminista 8M
Educación en familia,  Ideología de género

No te creerás todo lo que el padre de familia aporta a sus hijos

El padre de familia es un tesoro aún sin explorar del todo. Aporta a sus hijos multitud de valores imborrables para ellos.

Sin embargo, la ausencia de este padre de familia, puede provocar muchas carencias afectivas en los hijos.

Veamos lo que el padre de familia es capaz de aportar a sus hijos.

La figura del padre ha variado bastante en las últimas décadas. Ver a un hombre paseando a su hijo en el carrito o llevándolo al parque es cada vez más frecuente, impensable hace unos años.
En este sentido la sociedad ha avanzado ya que la educación de los hijos es responsabilidad de los dos por igual.
Sin embargo, aunque dicha labor educativa es un deber de ambos, podemos apreciar diferencias en el modo de llevarla a cabo, esto será principalmente por que el hombre y la mujer no son iguales, por lo que su manera de relacionarse con los hijos tampoco es igual.

La ideología de género nos quiere hacer creer otra de sus grandes mentiras: que el hombre y la mujer somos iguales. Que un padre  es exactamente lo mismo que una madre, por considerar que son roles que se eligen.

Por esto es importante aclarar la misión que tiene para desmontar sus mentiras sin ningún estudio que las avale.


Cada vez son más los niños que se crían en un ambiente familiar con la ausencia del padre. 

Ésto pudiera ocurrir  por la facilidad que se da legalmente para que un matrimonio pueda romper su relación y divorciarse (en lugar de ayudarles a solventar sus problemas). Lo cual es posible desde 2005, cuando el Gobierno de Zapatero, decidió aprobar el llamado «divorcio express«, en lugar de ayudar a los matrimonios a solventar sus difultades. A efectos prácticos suposo que para divorciarse no era preciso la separación previa y te podías divorciar tres meses después de haberte casado.

O bien por la idea errónea de lo que es un hijo.O más bien, se podría decir, de lo que necesita un hijo: un padre y una madre en una familia.

Actualmente se considera que se puede tener un hijo como derecho propio.  Se anteponen los derechos de los adultos a los del niño.

Ésto nos puede llevar a buscar tener un hijo sin la necesidad de la figura del varón: las llamadas madres solteras.

Quizás se podría puntualizar también la realidad de padres solteros que, por medio de diversos métodos, obtienen un hijo.

Práctica que podría considerarse similar al capricho o deseo de comprarse una mascota para que haga compañía. (Dicho tema tiene para rato, así que en este artículo no me centraré a entrar en detalles).

 

Volviendo al asunto que compete a estas líneas podemos observar que las razones para tener un hijo en solitario pueden variar:

  • Si pasado un tiempo no se ha encontrado pareja.
  • Se está pasando el periodo fértil femenino.
  • No se cree necesaria figura del padre de familia o la madre para el hijo deseado
  • El hecho de haber sufrido una ruptura conyugal, separación o divorcio.

Sea como sea, quisiera resaltar el papel del padre de familia por si podemos llegar a recordar su función dentro de la familia.

Dicha misión, sin duda, se está perdiendo. Y esto es debido, en gran parte, a esa ideología dominante procedente de sectores feministas radicales que hace ya tiempo, comenzaron su lucha por la igualdad a costa de querer destruir al hombre.

No es exagerado decir esta afirmación. Una cosa es la igualdad real: en derechos, obligaciones y dignidad. Pero otra muy distinta es la visión de un padre afeminado, pretendiendo que haga las cosas al modo de la mujer.

Imponiendo una igualdad no real, destrozan su masculinidad y su irremplazable paternidad

Y por supuesto, ni que decir tiene la tan perniciosa y malévola ley de violencia de género. Injusta a más no poder con el hombre y de la que trataré en otro artículo.

La imagen del padre que había hace unos años y de la que se pretende huir, nos está llevando al extremo opuesto de la nueva imagen de padre progre, compañero, pero que no ha hecho más que degenerar en un padre humillado y débil. Ésto es lo que, al fin y al cabo, los hijos perciben, hijos huérfanos de padre.

Les falta un padre con todos sus ingredientes y lo que tienen es un sucedáneo.

Como sabemos los extremos no son beneficiosos, así que hemos pasado de un padre poco cariñoso, que daba el puñetazo en la mesa y decía con voz gruñona: “En esta casa mando yo y se hace así porque yo lo digo” a un padre excesivamente permisivo en las normas, colega y sin principios en los que apoyar su educación.

A propósito de esto Tony Anatrella nos habla del padre despedido, en una sociedad que está devaluando progresivamente y rechazando la imagen del padre. Llama a los padres actuales los papás gallinas.

Con este peculiar apodo trata de  referirse al padre que hoy en día pretende hacer las cosas un poco al modo de la madre, condicionado por ésta, con un conformismo que le puede a veces situar como si un hermano o tío se tratase.

Por otro lado nos podemos encontrar con padres demasiado despreocupados, inmiscuidos en su ocio y trabajo, que delegan la crianza y educación de la prole a la madre.

María Teresa Cid, nos habla de esta realidad en la que los padres suelen ausentarse mucho de sus familias pero que en parte pudiera deberse a que las madres no siempre dirigen a su hijos hacia ellos, debido a que son demasiado acaparadoras y quieren hacer las cosas a su modo.

Es bien fácil llegar a la conclusión, observando a padres y madres en un parque infantil, que generalmente los unos y los otros mantienen formas distintas de jugar con sus hijos, pero complementarias. A modo de ejemplo, suelen ser los padres los que lúdicamente dedican más tiempo y más energía a jugar con ellos, lo cual los hijos lo perciben desde pocos meses de vida. Las madres por su parte en el parque estarán más pendientes de que no se caigan, no se suban a lugares demasiado altos o a sitios peligrosos, no se manchen mucho la ropa…

Veamos algunas de las valiosísimas aportaciones que hace un padre a sus hijos en una familia:

que aporta un padre de familia a los hijos

• Hay estudios que sostienen que el juego paterno es más creativo, impredecible y por tanto más estimulante y divertido. Un padre empujará a su hijo a escalar más alto, a pedalear hasta su última gota de sudor…. Un padre comprenderá mejor que una madre la necesidad que tiene su hijo varón de la competición en los juegos deportivos, sus triunfos y frustraciones…. Una hija también será apoyada por éste, pero ella no mostrará normalmente ese empeño constante por competir y llegar más y más alto. (No quiero decir que no haya mujeres que no quieran llegar alto, que ya hoy en día cualquier cosa se tergiversa y te tachan de machista como poco)

• El padre de familia comprometido con su hijo le dará más herramientas y oportunidades para que pueda explorar el mundo que le rodea.

Le fomentará la curiosidad, la creatividad y le estará ayudando a la búsqueda constante de alternativas y novedades si este hijo se siente apoyado por su padre, hará que sea menos dubitativo o temeroso en las decisiones que tome.

• Más fuerza emocional.

Este padre  no irá a socorrerle inmediatamente frente a las frustraciones. El varón es más propenso a involucrarse menos en los asuntos emocionales como veremos más adelante. De esta manera le estará ayudando a tener más resistencia en un futuro frente a las adversidades, a tener mayor tolerancia cuando algo no marche como él quisiera, tal y como nos recuerda el Dr. Pruett .

• Esta vinculación paterno-filial le va a aportar al niño seguridad, que se apreciará notablemente en años posteriores cuando sobre todo llegue a la adolescencia.

Sarkadi sostenía en sus estudios la correlación positiva entre la paternidad y el éxito de sus hijos.

Esta seguridad se verá reflejada tanto en sus capacidades cognitivas (mejor rendimiento académico con niveles más altos de educación), en el comportamiento (mejores conductas sociales, bajos índices de violencia, agresividad, delincuencia…) y en la salud y el bienestar en general (importancia para la identificación del rol sexual que ya veremos con más detalle).

La cercanía paterna es índice de éxito en el niño 25 años más tarde. Kyle D. Pruett nos describe en su obra, que aunque a la edad de la adolescencia, principalmente, sea normal que intente probar sus fuerzas mediante una conducta que se rebela constantemente, es cuando más va a necesitar de la autoridad y los límites paternos para así afianzar su seguridad y clarificar sus objetivos que aún están por delimitarse.

• El padre aporta a los hijos varones una seguridad en su masculinidad que la mujer no podrá llegar a hacer nunca de igual manera. Meg Meeker nos lo explica alegando que el padre comprende mejor que ésta la virilidad que el hijo quiere demostrar en sus juegos, sus competiciones deportivas, su modo de relacionarse.

que aporta un padre de familia a los hijos

• Por su parte, a las hijas, el padre les va a ayudar a definir también su feminidad y a sentirse aceptadas y respetadas por éste.

Una hija va a desarrollar un buen equilibrio afectivo y emocional influido en gran parte por la relación que haya tenido desde su infancia con su padre, sabiéndose amada y aceptada por éste, no tendrá problemas en un futuro, sobre todo a la hora de tener un noviazgo sano. La aprobación o no en las cosas que haga, en lo que le apremie o ignore va a enorgullecerla o dejarla desolada , según el caso.

A veces nos preguntamos qué les está pasando a los adolescentes hoy en día, decimos que tal cosa no ocurría antes, tanta violencia, delincuencia, vicios descontrolados…

La familia es clave para determinar las causas en bastantes ocasiones de los conflictos.

Hay quienes argumentan sin una verdadera base, que los problemas de los niños es por la desigualdad de sexos, violencia de los hombres, discriminaciones…

Sin  embargo, otros sostienen que dichos problemas a los que muchos niños y jóvenes se enfrentan, como puede ser el aumento de casos de niños (más que en niñas) que sufren el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), (muchos de los cuales mal diagnosticados), fracasos escolares, violencia filio –parental, drogas, y un largo etc, pudieran deberse a varios factores que tienen su raíz principalmente en el entorno familiar en el que han crecido.

Entre los motivos más relevantes de estas situaciones encontramos:

  • La pérdida de una relación estrecha con varones adultos, especialmente con el padre de familia.

 

  • La pérdida de una educación en valores religiosos.

 

  • La exposición permanente a todo lo que los medios de comunicación ofrecen como lo importante en la vida: la diversión, el sexo por el sexo, el dinero, la fama, el cuerpo, el placer

Te puede interesar también leer este artículo de mi blog: Algunas pautas ante los peligros de las redes sociales en los adolescentes


Estos factores unidos a una equivocada visión de la educación con los hijos o modelos de padres equívocos, están correlacionados cuando falta una figura que aporte  firmeza.

Los límites y la autoridad, que con cariño y amor, debe mostrar un padre de familia con sus hijos no pasa desapercibido por éste.

En EEUU, que nos llevan la delantera, son muchos los casos de adolescentes que se encuentran sometidos a tratamientos psicológicos o en reformatorios. Y un número elevado de casos confirman que se han criado sin una figura paterna de referencia. Prreocupante, no crees?

En los sentimientos no cabe duda que padre y madre tienen diferencias notables.

Su campo emocional se manifiesta exteriormente de un modo peculiar en cada uno, lo cual los hijos sienten. Suele percibirse fácilmente que las madres son más sensibles que los padres, más intuitivas. Los padres se muestran más racionales, van a lo práctico sin entrar tanto en el campo emocional.

La doctora Louann nos explicará esta diferencia sosteniendo las diferencias del cerebro que ambos tenemos.

A propósito de los perfiles familiares actuales y cómo los modelos de madre o padre pueden influir en el hijo, te remito a la obra de Beatriz Serrano Garrido «Inteligencia Emocional».

• Otra función importantísima que tiene el padre con sus hijos será la referencia que ellos aprendan de cómo éste se relacione con su esposa.

Los signos de respeto, de ternura y comunicación abierta sin tensiones son ejemplos de por vida para el hijo. Un modelo donde haya una relación de perdón, de amarse aceptando las limitaciones, excusando los errores, siendo generoso y atento a sus necesidades

Hay un  sinfín de detalles que irán quedando marcados en la mente y el recuerdo de sus hijos. Y  sin duda, especialmente los hijos varones, podrán tomar como figura representativa que les guiará cuando ellos tengan que enfrentarse a un matrimonio y su propia paternidad.

La identidad sexual

La identidad sexual es fundamental que en el niño llegue a identificarla, aceptarse e interiorizarla desde temprano.

Diferencias varón y mujer. La igualdad real
El psiquiatra Tony Anatrella nos argumenta en su libro «La diferencia prohibida», el papel imprescindible del padre y cómo la diferencia de sexos en el padre y la madre, juegan un papel importante para la identidad sexual del hijo.

Cuando el niño es pequeño tiende a identificarse con el sexo de su madre sin distinguir el suyo propio pero en cuestión de poco tiempo irá siendo el padre su modelo que le va a permitir situarse sexualmente.
Según le perciban los padres así el niño se sentirá varón o mujer. Si no se le acepta su sexo biológico, aunque sea indirectamente, el niño lo notará y puede llegar a rechazar su sexo con las consiguientes desordenes que conlleva en su desarrollo. Puede ocurrir también que los padres desearan un niño en lugar de una niña y la inciten, sin quizás darse cuenta, a juegos o vestimenta más masculinos.

También el padre de familia será clave para el hijo varón cuando a partir de la pre-adolescencia y sobre todo en la adolescencia, vaya comenzando a experimentar sus primeros cambios físicos y psicológicos.

La respuesta y ayuda paterna será importantísima para que acepte, comprenda y afiance esta masculinidad que empieza a tomar fuerza.
Del mismo modo para una hija, la figura de su padre le ayudará a confirmar su feminidad.

Como hemos visto, son muchas las razones (y otras tantas que se podrían citar) por las que debemos de ayudar al padre a encontrar su lugar en la familia.

“La primera necesidad… es que el padre esté presente en la familia. Que sea cercano a la esposa… y que sea cercano a los hijos en su crecimiento: cuando juegan y cuando tienen ocupaciones, cuando son despreocupados y cuando están angustiados…
Decir presente no es lo mismo que decir controlador. Porque los padres demasiado controladores anulan a los hijos, no los dejan crecer”.

Un buen padre sabe esperar y sabe perdonar desde el corazón…también corregir con firmeza: no es un padre débil, complaciente, sentimental: El padre que sabe corregir sin humillar es el mismo que sabe proteger sin guardar nada para sí”.

Santo Padre Francisco.

 

¿Se te ocurren más aportaciones del padre de familia para sus hijos?. Comparte con nosotros tus comentarios.

Si quieres saber más sobre la importancia del padre y la madre para el hijo y la familia natural, estás de enhorabuena, porque en mi libro dedico todo un apartado a explicar detalladamente todo esto.

Puedes comprarlo desde aquí mismo!!

Frente a la ideología de género educar en la libertad desde la infancia

 

Y no olvides que te puedes suscribir al blog desde aquí para recibir más novedades y llevarte de regalo gran variedad de respuestas a tus interrogantes en la vida. Además te regalo de un magnífico decálogo de comunicación padres- hijo.

Suscríbete al canal de YouTube donde encontrarás algunos vídeos muy interesantes. Síguem en FACEBOOK. BUSCANDO RESPUESTAS. EDUCANDO CON FE Y RAZÓN.

Estoy en instagram @buscandorespuestasconfeyrazón

Feliz día!!

Un saludo, la Paz  y hasta muy pronto!!

 

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *