si no eres cristiano. para que celebrar la navidad.
Reflexiones sobre la vida

¿No eres cristiano? ¿para qué celebrar la navidad?

Celebrar la navidad es fabuloso, sobre todo en familia.

Son tantos y tantos siglos los que se llevan celebrando la navidad que sorprende cómo áun se sigue celebrando.

Se ha convertido en una tradición, una costumbre, algo que se hace porque toca.

Es una fiesta que celebramos prácticamente todas las personas, creyentes o no.

Sin embargo, todos sabemos que es una fiesta cristiana, por lo que nos podríamos preguntar que si no  se es cristiano ¿para qué celebrar la navidad?

Yo quizás sea de una raza extraña, pues tengo la rara costumbre de que cuando celebro algo lo hago sabiendo qué es lo que estoy festejando, su origen y tengo en cuenta que sea acorde con mis principios y valores.

En caso contrario, evidentemente, no me interesa participar. (Por ejemplo, en mi casa no se celebra Halloween. Ni que decir tiene que no es de mi cultura y que sus raices son oscuras y satánicas).

Eso de dejarme llevar por la marea, porque lo hace todo el mundo o porque siempre se ha hecho… no va conmigo.

Cada vez es más visible que el cristianismo es perseguido, motivo de burla, de censura… No se quieren ni símbolos cristianos en lugares públicos, que, aunque tenga su gran valía cultural, por ser cristianos, hacen chirriar los dientes a más de uno… hablar de Dios molesta.

Llega la Navidad y también se intenta despojarla de su sentido cristiano.

Lo que suele decirse es que lo importante es estar este tiempo en familia, ser generosos unos con otros, tener en cuenta a los necesitados… y por supuesto que es así, aunque se puede quedar muy corto.

Hace unos días hablaba con una amiga, muy querida, no creyente. Me decía que lo que celebra es la felicidad de la cual está muy falta este mundo. Lo cual es muy cierto. Sin embargo cuando le pregunté quién le da esa felicidad, me contestó que ella misma.

Y ese es el problema principal que hay hoy en día.

Hemos quitado a Dios de nuestra vida y nos hemos puesto nosotros en su lugar.

¿De verdad vas a ser capaz de dar felicidad siempre a los de tu alrededor y vivir feliz?.

O quizás esté confundiendo felicidad con un estado pasajero de alegría, diversión, comodidad… por lo que te recomiendo este artículo que te puede ayudar a ver otro punto de vista de donde está la verdadera felicidad que NUNCA acaba: ¿Qué es la felicidad? ¿Dónde está su origen?

Y así nos va… sociedades cada vez más tristes pero que buscan la diversión a tope, sexo, sexo y sexo… y cuando llegan fiestas como la navidad, compras, compras y compras… y por la noche de fiesta… Al día siguiente sigues estando igual de triste y vacío, con tu misma vida que te pesa porque hay cosas que cambiarías y no puedes pero que te quiten lo bailao, que la vida son dos días y hay que disfrutarla y ser positivos, no es así?

Llega la Navidad y ese Niño Dios importa bien poco. Es más, ya hasta molesta bastante. Incluso S. José es un estorbo por lo que ya se hacen Belenes, muy feministas, sin el padre. Es decir, una familia Monoparental.

No eres cristiano Qué celebras en Navidad.

Pero ¿realmente se puede borrar el sentido verdadero de esta fiesta?

Todos conocemos que en Navidad se celebra el nacimiento de Jesús.

Incluso conocemos el relato biblico que narra este hecho histórico y verdadero:

» Y mientras estaban allí (en Belén) le llegó el tiempo del parto y dio a luz a su hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada». (Lc 2,6ss)

Bueno, rectifico, a todos me refiero a los que crecimos en una sociedad donde los valores cristianos no eran pisoteados, al contrario, se respiraban aún en muchos sectores por ser fuente de defensa de la familia, el matrimonio, la vida, la educación integral.

Portadora de valores como el respeto a la vida, a todas las personas independientemente de su sexo, raza, condición social o religión.

Una sociedad en lo que lo normal era cantar villancicos con los que aprendías la historia del nacimiento de Jesús, de los Reyes Magos… vestidos de pastorcillos y tocando la pandereta.

Era normal ir a la misa del gallo y celebrar esa noche el nacimiento de Jesús con toda la familia, cantando y rezando. Feliz por el gran acontecimiento.

Y también hacíamos el Portal de Belén y el árbol de navidad en casa, todos juntos, comprendiendo así mejor qué estábamos celebrando.

si no eres cristiano. para que celebrar la navidad.

Ya ni panderetas, ni villancicos ni adornos navideños… ya todo está perdiendo su sentido y su importancia. Porque si no se celebra cristianamente, ¿qué sentido va a tener hacer eso año tras año?

Si no se pisa una Iglesia, ¿qué vamos a celebrar en la Navidad? Ahora se insulta a la Iglesia: racista, xenófoga, homófoga… y no se cuantos más piropos.


TE GUSTARÍA RECIBIR GRATIS EN TU CORREO UNA GUÍA CON 10 CONSEJOS DE COMUNICACIÓN?

SUSCRÍBETE AQUÍ AL BLOG Y DISFRUTARÁS GRATIS Y EN EXCLUSIVA DEL

DECÁLOGO DE COMUNICACIÓN PADRES- HIJOS


Hace unos años era una sociedad donde aún se detenía uno ante el misterio de ese Niño Dios en un humilde pesebre. Mostrándonos el camino para poder alcanzar la Gloria de Dios: la vida sencilla, generosa, humilde…

No se prohibían los belenes en los colegios, cantar villancicos con el nombre de Jesús. No se le prohibía al maestro de religión hacer una representación navideña con el sentido verdadero del nacimiento por ser causa, según dicen, de ofender a los no creyentes…

Ahora ya hay muchos niños  que esperan con gran ilusión el día de Papa Noel o los Reyes Magos para hartarse de juguetes, pero ni siquiera saben por qué se los regalan. Nadie se los ha explicado.

Sus familias no son creyentes, no van a la Iglesia, no están apuntados a clase de religión ni a catequesis… no tienen ningún referente que les haga saber qué se celebra en estos días donde las calles brillan con multitud de luces multicolores.

Tan sólo la publicidad de la televisión es la que les muestra una realidad que cada vez más personas viven: la Navidad es  un tiempo para comprar, reunirse con amigos  y familiares y recibir regalos.

Es decir, la Navidad es consumismo y muchas veces, hipocresía.

( Hay familias que durante el año apenas tienen contacto pero esos días es casi obligatorio estar juntos y además con buena gana y sonriendo)

Pero yo no puedo dejar de hacerme la misma pregunta una y mil veces:

¿Para qué te sirve celebrar la navidad si no tiene nada que ver con tus creencias?

A mi no se me ocurriría celebrar el Pagha Puja aunque viviese en Tailandia.

Tampoco el Ramadán.

¿Qué se celebra en NAVIDAD?

De una manera u otra, esta pregunta la sabemos contestar: el nacimiento de Jesús. Qué pesados con lo mismo, no? El mismo cuentecito todos los años…

Esto es lo que pensará más de uno que no ve más allá de su pequeño mundo que se ha fabricado al rededor.

Jesús es un pegote, un montaje para vender, para atrapar adictos, para consolar conciencias temerosas…

si no eres cristiano. para que celebrar la navidad.

 

Ya lo decía San Juán en el prólogo de su Evangelio:

«Vino a su casa y los suyos no lo recibieron» (Jn1,11)

Pero tal y como nos recuerda Benedicto XVI en su fabuloso libro «La infancia de Jesús«, Jesús no fue recibido ni siquiera antes de nacer, no encontraban posada sus padres la noche en que nació.

El mensaje que nos deja es claro: Jesús no pertenece a este mundo, un mundo materialista, donde lo que importa es el tener, el éxito, el ganar un buen sueldo, hacer buenas compras y cenar grandes manjares.

Todo el que busque eso en su vida no puede abrirle la puerta a Jesús cuando le llame. Su corazón ya está ocupado.

Para acoger a Jesús, para poder celebrar la Navidad en su verdadero sentido hemos de tener un espíritu sencillo, un corazón humilde.

Tan humilde como ese Niño Dios que nació entre animales, en un lugar pobredumbre, sucio, sin nada más que el amor de sus padres.

si no eres cristiano. para que celebrar la navidad

Un corazón humillado no lo desprecia el Señor, como nos recuerda el Salmo 50 Misericordia mía

Jesús se rebela en un lugar incómodo, donde los poderosos del mundo no entrarían.

Los cristianos celebramos eso: vivimos en un mundo que busca la comodidad, el lujo, el poder… un mundo donde para ser aceptado has de dar la talla o en caso contrario te dan la patada.

Pero nosotros, al igual que Jesús, somos ciudadanos del Cielo  nos desprecian por eso. Por vivir con la mirada alta más allá de las verdaderas miserias que da la vida superficial y vacía.

Por eso es por lo que en estos días navideños, especialmente en las lecturas, se hace referencia a esa humildad que necesitamos para recibir a JESÚS.

Sólo reconociendo nuestras limitaciones, nuestra incapacidad de amar realmente, nuestros pecados, sólo así podremos dejar de mirarnos a nosotros mismos y contemplarlo a El: Dios hecho hombre, uno más como nosotros. Reconociendo en Él al que verdaderamente nos puede salvar de este mundo tan hipócrita, tan lleno de mentiras y de nuestra pobredumbre.

Observando a ese NIÑO DIOS, con una mirada humilde y sencilla, podremos realmente comprender y vivir la verdadera NAVIDAD, la verdadera venida de Cristo a nuestra vida que tiene lugar todos los días.

Espero y deseo que así sea. Que esta Navidad puedas encontrarte en tu vida con ese Niño que se hace presente, no sólo en ese pesebre, si no en tu propia vida aunque tu no le abras las puertas en tantas ocasiones.

Si te ha ayudado a saber un poco más, compártelo!!

Y no olvides suscribirte al BLOG y recibir GRATIS el DECÁLOGO DE COMUNICACIÓN PADRES- HIJOS!!

Un saludo y hasta pronto!!

 

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *