homosexual y cristiano.
Ideología de género

Cristiano y homosexual ¿Se puede?

Ser cristiano y homosexual de voz en pronto provoca como poco, asombro. No crees?

¿Se puede ser una persona creyente, practicante en la fe cristiana y sentir una inclinación sexual hacia personas del mismo sexo?

Pues aunque te cueste creerlo la respuesta es SI. ¿Quieres saber por qué? Sigue leyendo y te lo explico

No son pocos los textos que podemos encontrar tanto en la Biblia como en el Magisterio de la Iglesia católica que nos hablan sobre la homosexualidad.

Vayamos por pasos antes de proseguir.

En primer lugar vamos a definir homosexual: 

Persona que se siente atraida por personas de su mismo sexo o que mantiene relaciones sexuales con ellas.

Bien, pues por ahora yo creo que todos estamos de acuerdo.

Es una orientación hacia un sexo determinado. A los heterosexuales se nos llama así porque hetero significa otro, contrario, opuesto. Homo, en contra, significa igualdad, semejanza, lo que da lugar a los homosexuales en parejas del mismo sexo.

Sin embargo las personas no hemos de ser catalagodas según nuestra orientación sexual, ¿sabes por qué?.

Pues porque cuando Dios te creó no lo hizo pensando en tu orientación sexual (se daba por hecho que sólo sería una, normalmente), si no que lo hizo pensando en TI, tu SER, tu YO. O sea, tu persona: con cuerpo y alma.

Lo que sucede es que ahora con la Ideología de género se ha puesto de moda hablar a la hora de referirnos a una persona, en base a su orientación sexual: hetero, homo, trans, bi… como si lo único importante en los seres humanos fuese hacia quien sentimos atracción sexual o con quien nos metemos en la cama. Todo un disparate si te pones a pensarlo friamente.

Es como si se nos catalogara según nuestros gustos musicales: este es grunge, este heavy, este clásico o este otro es reggaeton. O según nuestras preferencias religiosas: este es ateo, este cristiano y este budista…

Pero no, nosotros, todos, sin importar la orientación sexual, los gustos musicales o nuestra religión, somos ante todo, PERSONAS, amadas, queridas y pensadas por DIOS, antes de la creación.

San Juán Pablo II en su excelente obra que no deja de ser actual: Teología del cuerpo, nos introduce en esta realidad ontológica de la persona:

…La Iglesia rechaza “etiquetar” de manera seductiva a la persona exclusivamente a partir de su orientación sexual: antes de ser “heterosexual”, todo hombre es creatura y, por gracia, Hijo de Dios, y heredero de la vida eterna

Entoces, según esto, ¿a Dios le da igual que seamos homo, hetero o asexuada (sin ninguna orientación en especial? Pues la respuesta es NO.

Dios nos ha creado con un fin y dentro de este la sexualidad humana cobra un sentido especial, relevante e imprescindible. Pero sólo dentro de ese fin.

Dios te ha creado para amar y ser amado. Pero has de tener muy claro que es AMAR.

Hoy en día te habrán dicho o habrás aprendido por la televisión, medios online o amigos, que amar es querer y que querer es sentir atracción hacia alguien, con unos sentimientos y pasión determinados que te inclinan hacia esa persona.

Claro, según esto, puedes sentir atracción hacia un amigo del mismo sexo y pensar que sientes amor.

Te contaré un detalle peculiar: el 80% de los adolescentes que han sentido atracción por el mismo sexo, revierten esta inclinación hacia las de su sexo contrario pasados estos años. Curioso, no?

el amor verdadero. amigos


SUSCRÍBETE AL BLOG Y TE REGALO EL DECÁLOGO DE COMUNICACIÓN PADRES- HIJOS, UNA GUÍA IMPRESCINDIBLE PARA APRENDER A COMUNICARSE EN FAMILIA.


Sin embargo ESO NO ES AMOR. Amar es algo que trasciende más allá del contacto físico, genital… es algo que engendra vida, que es para siempre…

Si quieres profundizar en este término te invito a leer este artículo. Te adelanto que es muy completo y que en el encontrarás todos los tipos de amores con los que te puedes encontrar en esta vida.

Si has leído el artículo que te he comentado ya sabrás por donde van los tiros… amar a una persona del mismo sexo es imposible.  En el sentido de relación de pareja con relaciones sexuales incluidas. Porque esa relación está buscando placer principalmente, aunque también se de la convivencia, el compartir la vida… pero eso se puede también hacer con un hermano, primo o amigo.

Hay que tener mucho cuidado con no confundir los sentimientos de amor, que son buenos, pero pasajeros y cambiantes, con el amor verdadero, que comienza con sentimientos pero va más allá.

También hay que estar bien informados para que estas cuestiones no nos pillen sin saber cómo reaccionar o qué responder.

Hay colectivos de personas, hombres y mujeres, homosexuales, como por ejemplo puedes ver en esta página.  Éstos reivindican su derecho de ser homosexuales practicantes y cristianos

Hay que andarse con ojo por que confunden amar con desear, tergiversan las palabras de Jesús de la Biblia y del Magisterio de la Iglesia.

Por ejemplo, se sensibiliza  con textos tipo: Dios está con el hermano que te necesita, para así introducirlos en el contexto de los jóvenes que por su identidad sexual viven marginados. Dios amor que ama a todos los hombres, la igual dignidad que todas las personas poseemos y el amor que debemos mostrar al prójimo.

Estos son algunas de los argumentos que emplean para así incluir a las personas del colectivo LGBT: “la caridad cristiana se extiende a todos sin distinción de raza, condición social o religión”.

Emplean los términos conciencia, aceptación, marginación, libertad y amor manipulados y muy alejados de su verdadero significado.

Todo esto lo expongo con más detalles en mi libro Frente a la ideología de género, educar en la libertad desde la infancia, que te recomiendo como un manual en el que encontrás muchos datos para consulta e información.

Por lo tanto, tras lo expuesto, yo creo que ya estas preparado para leer este testimonio de un chico que desde pequeño sintió que era homosexual y actualmente es cura. ¿No te lo crees?

Recuerda que la Iglesia no rechaza a las personas, lo que rechaza es el pecado.

No olvides que la Iglesia acepta y acoge a todas las personas, pero sabe que el pecado hace daño y mata el alma. Aleja de Dios y nos introduce en un profundo sufrimiento sin sentido.

Y sí, aunque la palabra pecado no guste en muchos sectores, tener sexo fuera del matrimonio es pecado porque buscas egoístamente tu placer, sin otorgarle el verdadero sentido a la sexualidad. Al igual que comer mucho por placer es pecado, gula, porque no utilizas la comida con su verdadero sentido: alimentarte.

Ser homosexual, es decir, sentir atracción hacia personas de un mismo sexo se puede, porque hay algunos casos que por mucho que lo hayan intentado no han podido dejar de sentir esa inclinación.

Entonces, ¿se puede ser cristiano y homosexual?.

Si, pero si no se tienen relaciones sexuales. Si se vive en castidad, virtud preciosa de la que te hablé en el artículo ya citado y recomendado.

 

El testimonio de este chico mexicano es fantástico por que el encuentro con Dios le ayudó a sanar muchas heridas y a entender y aceptar bastantes cosas que le hacían sufrir muchísimo. Ahora es inmensamente feliz. No dejes de leerlo aquí.

homosexual y cristiano

Deja tus comentarios más abajo.

No te vayas sin echarle un vistazo a este fantástico e imprescindible libro.

Un completo manual para todos los que nos preocupamos por la educación de los niños para que crezcan libres y sin caer en los engaños de la IDEOLOGÍA DE GÉNERO.

Pincha en la imagen para leer el resumen.

 

Si te ha parecido interesante y te ha ayudado, compártelo.

Y no te olvides SUSCRIBIRTE AL BLOG si aún no lo has hecho.

 

Un saludo, la Paz y hasta muy pronto!!!.

 

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

 

4 Comentarios

    • Alicia Beatriz Montes Ferrer

      Gracias Sara por tu respuesta. Realmente es así, hay bastante confusión con estos temas y los medios de comunicación, en su mayoría, lo que hacen es confundir más.
      Un saludo y espero leerte por aquí más veces!!

  • Eva maria

    Muy buen artículo! Y muy completo y bien explicado, ya que hoy en día hay mucha confusión en este tema que provoca tanta controversia y sobre el que hay mucha confusión e ideas preconcebidas y erróneas. Muchas gracias, me ha gustado mucho.

    • Alicia Beatriz Montes Ferrer

      Hola Eva!
      Es tremenda la confusión pero peor la ignorancia y la indiferencia. Hay muchas personas que opinan y critican sin conocer la postura de la iglesia.
      Gracias por tu comentario.
      Espero leerte más veces por el blog.
      Un saludo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *