La voluntad
Educación en familia,  Mi clase de religión católica,  Virtudes y valores

Para qué sirve la voluntad

¿Para qué sirve la VOLUNTAD?

Es lo mismo actuar según una voluntad y una motivación a hacerlo sin un objetivo?

La voluntad es necesaria para poder dirigir, con inteligencia, nuestro obrar hacia un fin, un objetivo real por el que hacemos las cosas.

No es lo mismo vivir por vivir, que vivir hacia un fin, vivir para algo o alguien.

¿Tienes una meta fijada en tu vida o vas al son de lo que se presente u otros te dicen que tienes que hacer?.

Cuando hay que hacer algo, algunas veces apetece y otras no. Si nos dejamos llevar solo por lo que nos apetece estamos dejando que nos dirijan nuestros sentidos e instintos y claro, esto casi siempre no es bueno para nosotros.

Como ya te expliqué aquí, los animales sí que se dejan llevar por sus instintos, ellos no pueden ni pensar ni tomar decisiones ni usar la voluntad.

Veamos unos ejemplos de la manera de vivir sin voluntad:

  • Si por la mañana no te apetece ir al colegio, pues te quedas en la cama.
  • Si no te apetece comer un plato de cocido, te comes una bolsa de palomitas.
  • Si te apetece estar toda la noche jugando a la Nintendo, lo haces.

Como verás, no se puede actuar según lo que uno quiera, deseé o le apetezca.

LA INTELIGENCIA Y LA VOLUNTAD

Hay que usar la inteligencia de la que Dios nos ha otorgado.

Meditando y reflexionando sobre las cosas podremos, también con la ayuda de la conciencia, saber qué es lo adecuado para nosotros. ( No olvides que para tu ayuda Dios te ha rodeado de personas que te facilitan esa decisión hasta que seas adulto como por ejemplo tus padres o profesores)

Cuando has pensado bien los beneficios y perjuicios de una decisión, entonces es cuando la voluntad entra en juego.

Recuerda que no siempre apetece hacer algo, pero hay que hacerlo porque es bueno.

Te apetece ducharte siempre? ¿Y lavarte los dientes? ¿Tienes ganas de ayudar a poner la mesa o recoger la ropa sucia del suelo? Ya ves que hay cosas que hay que hacerlas sí o sí.

Y como te decía, la voluntad, junto con la virtud de la fortaleza, te van a ayudar a hacerlas y encima, con mayor alegría.

Así que ya sabes:

Para poder vivir según el Bien, la Bondad y la Verdad, y por tanto, vivir en libertad, es imprescindible hacer uso de tu INTELIGENCIA Y VOLUNTAD.

PRACTIQUEMOS LO APRENDIDO

Piensa en cosas que sabes de sobra que te falta esa fuerza de voluntad para hacerlas.

¿Meditas y reflexionas si algo es bueno para ti o simplemente lo haces sin pensarlo?

Proponte tener más voluntad en aquella cosas que no tienes o andas escaso.

Por ejemplo: esforzarte en presentar con buena letra y sin faltas de ortografía, las tareas del colegio. O no contestar mal a tus padres o hermanos.

Un saludo, la paz y hasta muy pronto:

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *