La creación de las personas. Adan y Eva
Dignidad de la vida,  Educación en familia,  Mi clase de religión católica,  Relatos bíblicos

El sentido de la creación del hombre: Adán y Eva.

¿Cuál es el sentido del relato de Adán y Eva en la creación del hombre?

Seguramente hay una pregunta que te has hecho alguna vez y no sabes exactamente la respuesta: ¿Se llamaban exactamente Adán y Eva el primer hombre y la primera mujer de la creación?

La respuesta es NO.

Toda la creación del hombre tiene un sentido que hay que descubrir mediante un lenguaje figurativo.

 

EL ORIGEN DE LOS NOMBRES DE ADÁN Y EVA

El significado de los nombres de Adán y Eva es muy peculiar.

“Adán” viene del hebreo “adam”.

No es nombre de persona. En su origen cuando fue escrito el Génesis, el autor quiso significar con este nombre simplemente “ser humano”.

Además, esta palabra viene de la palabra hebrea “adamah”, que significa “tierra fértil”. Para los judíos, que vivían en tierras áridas y secas allá en Israel, esta palabra “adamah” era sinónimo de vida, de fertilidad y de abundancia.

Y nos cuenta el Génesis, que Dios creó al ser humano de la “adamah”, del polvo de la tierra, del barro, de allí su nombre “adam” para que sepamos que las personas hemos sido creadas especialmente por Dios, que Dios lo hizo de sus propias manos, y le dio vida de su misma vida (ver Gén 2,7).

Con “Eva” ocurre similar.

Proviene del hebreo “hawwah” tampoco es un nombre propio de una mujer. Está relacionado con un verbo hebreo (“hayah”), que significa “vivir”. Por eso, el libro del Génesis asocia el nombre de Eva, al hecho de que ella es la madre de todos los vivientes (ver Gén 3,20).

Con el paso del tiempo, “adam” y “hawwah” se convirtieron en nombres de personas, es decir, en “Adán y Eva”, tal como los conocemos (ver Gén 5,1).

Así que su verdadero sentido es que el escritor quería dar a entender que al decir Adán y Eva, se refería a todos nosotros. En ese relato podremos descubrir rasgos comunes a todas las personas.

El hombre, Adán y Eva, creados a imagen y semejanza de Dios

Cuando Dios creó al hombre en las Sagradas Escrituras dice que insufló sobre él.

Esta es la imagen bíblica de que Dios nos creó a su imagen  y semejanza.

Es el alma humana lo que nos hace ser con una dignidad inigualable a ninguna especie animal y vegetal.

Nada de pensar de que procedemos de los chimpancés o monos como si fuésemos animales superiores. Si tienes interés puedes aprender más aquí.

Además, como te expliqué en la clase de la creación del mundo, el ser humano está por encima de todo lo creado.

Esta dignidad nos hace a las personas ser libres y esa imagen y semejanza de Dios no es ni más ni menos que llevar en nuestro interior su amor. Por esto, como te explico en la clase Dios te busca, buscamos insaciablemente llenar ese anhelo de Dios en muchas cosas y personas casi siempre erróneamente.

Tan sólo Él nos  puede llenar el corazón de verdadero amor.

 

El proyecto de la creación de Dios hacia las personas

Dios nos creó  por amor pero para que lo amemos a El por medio de nuestra vida.

Sin embargo, tal y como  les ocurrió a Adán y Eva  nosotros también podemos caer en el error de olvidarnos de que haciendo lo que Él nos pide seremos realmente felices.

Las personas tenemos la capacidad de amar de la que carecen los animales.

Dios te conoce y te llama por tu nombre y necesita de ti para continuar en este mundo este plan que tenía desde el principio. Que podrás ir día a día descubriendo amando a los demás un poquito más  y mejor.

Puedes suscribirte al canal de YouTube para no perderte ninguna publicación

 

PRACTIQUEMOS LO APRENDIDO

¿Sabrías explicar ya el sentido de la creación del hombre?

¿Crees que las personas somos animales racionales? Y ¿Sabrías indicar que nos diferencia principalmente de ellos?

Hay un cuadro en la Capilla Sixtina del Vaticano que se refiere a la creación de las personas. Búscalo y averigua el nombre del autor y de la obra. Describe esa imagen y trata de hacer un dibujo parecido.

 

Un saludo, la Paz y hasta muy pronto:

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *