La conciencia.
Educación en familia,  Mi clase de religión católica,  Reflexiones sobre la vida

Qué es la conciencia.

¿QUÉ ES LA CONCIENCIA?

¿Te acuerdas  de Pepito Grillo, el amigo de Pinocho?  El Hada Azul lo convirtió en la conciencia de Pinocho. Lo nombró Caballero Defensor del Conocimiento del Bien y del Mal, su consejero en los momentos de tentación y guía hacia el buen camino.

Pues esto mismo es la conciencia.

La conciencia es como esa voz interior que nos dice lo que debemos hacer para hacerlo bien. Es la voz interna de la Verdad.

Cuando Dios nos creó nos puso en nuestro interior algo para que supiéramos lo que esta bien, a eso se le llama la Ley Natural. Es común a todas las personas, todos tenemos esta ley que no es ni más ni menos que el amor. Esa es la verdad a la que esa voz nos dirige, hacia el amor de Dios.

San Pablo en su carta a los Romanos se lo decía en 2, 15.

LA CONCIENCIA NOS INDICA DONDE ESTÁ EL BIEN.

Cuando pensamos algo, o sea, empleamos nuestra razón, podemos percibir lo que es bueno. Como te decía en otras clases al hablar de la libertad, sabemos, por ejemplo, que matar, mentir y robar es algo malo.

Dios al crearnos nos hizo buenos y para que hiciésemos el bien.

Sin embargo, también sabemos que existe el pecado y si recuerdas el relato de Adán y Eva, el Demonio nos pinta las cosas muy apetitosas. Es decir, que nos parecen buenas en apariencias.

Por esto, ha de ser bien educada la conciencia en virtudes y valores verdaderamente buenos.

Estos son los principios morales que nos indican a cada momento el camino del bien y lo bueno.

Muchas personas se dejan llevar por una conciencia que está llena de egoísmo y se creen así libres. Pero ya te expliqué, que en realidad son esclavas de su pecado.

Así que ya sabes, como le dijo el Hada Azul a Pinocho antes de despedirse:

«Pórtate bien y recuerda: deja que tu conciencia te guíe«.

 

LO QUE HEMOS APRENDIDO HOY:

Dios quiere nuestra felicidad por eso ha puesto en nuestro interior la conciencia.

La conciencia es donde Dios nos habla para indicarnos como actuar hacia el Bien evitando el mal.

Es necesario que formemos la conciencia con buenos valores y virtudes desde pequeños.

Muchas personas, entre ellos santos, han sufrido persecución, cárcel e incluso la muerte por ser fieles a la conciencia.

 

PRACTIQUEMOS LO APRENDIDO:

 

Imagina una persona que está acostumbrada a que le den todo lo que pide, a tener todos los caprichos, a ser el primero en todo… Un día, están jugando a un concurso y gana otro niño al que le dan una super copa de premio. Entonces, la reacción del niño que siempre ha tenido todo lo que ha querido es empujar al ganador e insultarle.

Este niño ¿tendrá bien formada la conciencia en buenos valores?

¿Crees que ha sido libre al actuar así? Razona tu respuesta y si necesitas puedes ayudarte de la clase en la que explico que es la verdadera libertad.

Piensa en cosas que veas en la sociedad que hacen personas que no hacen caso de su conciencia moral.

Santo Tomás Moro es un claro ejemplo de una persona que se dejó llevar por su recta conciencia moral.

Busca su historia  y contesta: ¿En qué detalle del relato de su historia puedes encontrar que actuó así? Escribe tu opinión sobre esta actitud de Santo Tomás Moro.

No olvides visitar mi canal de YouTube para ver esta publicación en vídeo:

Un saludo, la Paz y hasta muy pronto:

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *