Abraham. Modelo de Fe
La Historia de salvación,  Mi clase de religión católica,  Relatos bíblicos

Abraham: modelo de fe.

ABRAHAM. PADRE DE LA FE.

Abraham es considerado el padre de la fe, un modelo para cualquier cristiano, el primer patriarca del Pueblo de Israel.

Pasaron muchos años desde el acontecimiento del Arca de Noé y Dios decidió que para continuar el plan de salvación que tenía para toda la humanidad, daría un paso más.

Se daría a conocer personalmente. Para ello eligió a un hombre llamado Abram.

Este relato lo puedes encontrar en el libro del Génesis, capítulo 12.

Él era pastor y estaba casado con Saray. Vivían en Ur, con sus parientes, primos, tíos… como era la costumbre en aquellos tiempos e iban de un lugar a otro llevando sus rebaños pues eran nómadas.

Eran bastante mayores y no tenían ningún hijo ni una tierra propia donde poder vivir y descansar cuando murieran. Por esto su corazón estaba triste.

En esa época la familia era muy importante y tenerla era garantía de seguridad frente a los ataques de bandidos y ladrones así como cuidado y protección. Abram y Sara se sentían muy solos.

LA PROMESA HECHA A ABRAHAM

Un día Dios le dijo a Abram:

Sal de tu tierra, de tu patria, y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré. Haré de ti una nación, te bendeciré, haré famoso tu nombre y serás una bendición.

Abram se creyó las palabras de Dios y aunque se sentía fracasado y sin esperanzas futuras confió en el Señor.

Abraham, con 75 años de edad, obedeció y salió en marcha con su mujer Sara y su sobrino Lot. Llevó también sus ganados y criados y emprendieron el camino hacia la tierra que Dios le había prometido.

Sería un país con tierras fértiles llenas de árboles frutales y pasto para los rebaños.

Pasaron muchos años, Abram tuvo muchas dificultades por el camino que Dios le estaba indicando. Unas veces se equivocaba, otras tenía miedo. Y el hijo de la promesa aún no llegaba.

Otra vez Dios le habló:

No temas Abram. Yo soy para ti un escudo. Tu premio será muy grande”. “Mira al cielo, y cuenta las estrellas, si puedes contarlas.” “Así será tu descendencia” (Gen.15,1.5)

LA ALIANZA DE DIOS A ABRAHAM

Y como vio Dios que Abraham seguía teniendo Fe en Él a pesar de los contratiempos, le dijo unas palabras que  sellaron un pacto con el:

Ya no te llamarás Abram, sino que tu nombre será Abraham, pues padre de muchedumbre de pueblos te he constituido”. (Gen.17.5)

Al cabo del tiempo Abraham y Sara tuvieron ese hijo de la promesa: Isaac.

Y años después llegaron a la tierra prometida.

Abraham es llamado padre de la Fe porque creyó lo que Dios le había prometido y obedeció sin dudar.

De su descendencia, es decir, su hijo, nietos, biznietos…. al cabo del tiempo surgió el Pueblo de Israel del que hablaremos en otra clase.

REFLEXIÓN SOBRE EL RELATO DE ABRAHAM. PADRE DE LA FE.

Este relato de Abraham no es un cuentecito o una historia que sucedió sin más importancia. Es sumamente importante para todos nosotros. Por medio de este personaje Dios nos habla a nosotros también.

Abraham nos enseña qué es la verdadera Fe: creer aunque no se entienda a veces. Confiar siempre pese a las dificultades, tal y como vimos cuando te expliqué qué es tener fe en Dios.

Imagínate la situación: Sara, la mujer de Abraham era estéril. Cuando se es estéril no se pueden tener hijos naturalmente. Pero no solo esto, si no que ya eran ancianos y las personas muy mayores tampoco pueden tener hijos.

De repente Dios les dice que les va a regalar un hijo, qué locura, verdad? Sin embargo Abraham lo creyó y por esto lo bendijo y le dio mucha felicidad. Porque para Dios nada hay imposible.

Este texto está escrito para cada uno de nosotros.

Piensa en algo que te haga sufrir, que te provoque tristeza en tu corazón. (Abraham no podía tener un hijo ni una tierra y eso le hacía vivir infeliz) En tu vida ahora y siempre habrán situaciones que no entenderás, que te quiten la felicidad…

Dios te dice que confíes en Él que te va a regalar un hijo… ¿pero cómo que un hijo? Te preguntarás! Pues sí, porque un hijo significa que te va a regalar a Jesús (igual que le ocurrió a María) pero de un modo simbólico, claro está. No te vas a embarazar de Jesús. Si no que tendrás en tu interior el amor de Dios.

Dios te promete también que te dará una tierra maravillosa para vivir. ¿Sabes lo que significa esto? La tierra que le prometió a Abraham, llamada Canaán, es signo del Cielo. Es la vida eterna cuya felicidad se puede llegar a experimentar desde ya en este mundo.

Llegarán las dudas, igual que le ocurrió a Abraham en alguna ocasión y metió la pata por querer hacer las cosas a su manera sin contar con Dios (Ex.16,1-4)

Cuántas veces no nos habrá pasado que nos empeñamos en hacer las cosas a nuestro modo y no hay forma. Cuando tu madre te dice, por ejemplo, que hagas las tareas, si no le haces caso es como si desobedecieras también a Dios. Y claro, si no le obedeces seguramente las consecuencias no serán muy buenas.

Dios hace un pacto con Abraham. Fíjate que de entre todos los hombres del mundo sólo lo  eligió a él. También Dios se ha fijado en ti. Y quiere hacer un pacto de amistad contigo. Esto es una Alianza. Te promete también ese hijo y esa tierra fértil que es una vida muy feliz.

Para esto sólo necesitas una cosa: tener fe en Dios pase lo que pase.

PRACTIQUEMOS LO APRENDIDO

¿Recuerdas algún acontecimiento en el que hayas sentido tristeza? ¿Crees que Dios tiene el poder de devolverte la felicidad a tu corazón?

Piensa en algo que te provoque angustia o miedo… ¿crees que la solución es confiar en que Dios te puede ayudar en eso? ¿ o eso son tonterías y Dios no puede solucionarlo?

Contacta en buscandorespuestas2017@gmail.com y en areareligioncatolica@gmail.com

Fb: https://www.facebook.com/buscandorespuestas.educandoconfeyrazon/

Un saludo, la Paz y hasta muy pronto:

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *