Reflexiones sobre la vida

El utilitarismo en el amor

El utilitarismo en el amor.

El utilitarismo se aprovecha de las personas para dejarlas fácilmente manejables y vacías.

A veces podemos pensar que actuamos en plena libertad y siendo conscientes de lo que hacemos. Sin embargo pudiera estar ocurriendo que nos estamos dejando utilizar como unos zapatos viejos y ni lo sabemos.

Por eso hoy te traigo unas palabras en el que reflexionaremos sobre el utilitarismo en una relación de amor.

Pero antes de comenzar quizás te interese saber a qué tipo de amor me refiereo en estas líneas.
Todo lo que gira a nuestro alrededor nos influye, nos va haciendo ser lo que somos, y claro, lo hace para bien o para mal. La familia, las amistades, los estudios, los programas de televisión o el cine que veamos nos van calando.  Los libros que leemos, incluso, las canciones que cantamos, todo se nos va introduciendo.
Nuestro cerebro lo va asimilando y aprendiendo como algo normal.
Si a un niño desde que nace le enseñas a decir palabrotas, eso es lo que hará en un futuro. Si le enseñas a que termine todo lo que empiece, igualmente lo aprenderá.

Pero también hay otras maneras de ir aceptando ideas y conductas, de forma muy sutil, son PENSAMIENTOS Y HÁBITOS QUE ESTÁN EN EL AMBIENTE  y van modelando nuestra escala de valores.

¿Qué valor le damos a las cosas?

Con el transcurrir del tiempo y pasada la adolescencia y juventud, eso que hayamos aprendido y asimilado, difícilmente podremos cambiarlo en un futuro, formará ya parte de nosotros, de nuestro ser, para bien o para mal, insisto.
De nosotros muchas veces dependerá, por lo tanto, que tomemos una actitud crítica, filtrando lo bueno  o lo dejemos pasar a nuestro interior, haciendo de esta manera que tengamos un futuro más tranquilo o arrastremos serios problemas.
El utilizar las cosas de un modo responsable o no, dependerá en gran medida de esto.

Muchas veces depende de cómo enfoquemos el valor de las cosas, de los demás y de nosotros mismos.

Si nos fijamos, por poner un ejemplo, en apenas 30 – 40  años atrás, nuestros padres y abuelos no tenían tantos zapatos como ahora tenemos, los que tenían los cuidaban con esmero y si se rompían no iban a la basura si no al zapatero. Nuestras madres y abuelas cosían la ropa por las noches mientras los hijos dormían, eran todas unas expertas en costura y ahora apenas sabemos coser un botón, si algo se estropea, rápidamente puede ser remplazada esa prenda por otra.

Las cosas no eran de usar y tirar, se reutilizaban y se arreglaban.

Parece una tontería pero es un aspecto más profundo de lo que suponen unos simples zapatos viejos.
Todo depende del valor que le demos a las cosas. Para uno que esté acostumbrado a tener muchos zapatos, no tendrá ningún valor y no los aprecia. Pero para otra persona que ande escaso, seguramente los valorará más por el bien que les hace tenerlos.

Piensa por un momento ¿Tú qué harías en ese caso? ¿Buscarías el modo de arreglarlos o directamente irías a comprarte unos nuevos?. 

El valor de las cosas materiales es algo relativo en muchas ocasiones dependiendo de nuestras circunstancias personales. Sin embargo, como veremos a continuación, hay otras cosas que directamente se relacionan con las personas y que tienen que tener a la fuerza un valor absoluto sin utilitarismo.

EL UTILITARISMO EN LA SOCIEDAD DISFRAZADO DE BÚSQUEDA DE BIENESTAR

En el ambiente de hace unos años, como te he mostrado en los ejemplos anteriores, había un claro sentido, no sólo del ahorro, si no del respeto por las cosas. La conservación y cuidado de lo que se tenía, el uso adecuado con responsabilidad, era lo normal. Actualmente no suele ser así, ¿por qué?.
En nuestras sociedades del progreso, hemos ganado en muchos aspectos: sanidad, educación, medios de transporte… pero nos encontramos con fuertes barreras ideológicas perjudiciales que nada de progreso suponen:

Hay todo un conjunto de pensamientos perjudiciales que nos están haciendo entrar en un círculo inagotable de utilitarismo, consumismo y materialismo.

A esto hay que sumar la vida cómoda, fácil y placentera… es decir, una vida irreal, a la que se nos invita constantemente tener. Pero la realidad por mucho que nos fastidie, no puede ser así, no todo es bienestar.

¿Somos conscientes de esto o nos dejamos arrastrar sin más?

Y no sólo empleamos las cosas sin apreciar su importancia, sino que también, y esto es lo más grave, lo hacemos con las personas. Sin darnos cuenta, en bastantes ocasiones usamos a los demás o nos  utilizan a nosotros, con fines utilitarios. Es decir, usamos a las personas según nos interese, nos venga bien o nos complazca… ¡Cuántas veces hemos creído tener un amigo y cuando menos lo esperábamos nos da la espalda por otros!
Esta situación no es difícil de encontrarla, no sólo está presente entre amistades o compañeros, también y por desgracia, entre novios, parejas y matrimonios. Son relaciones llenas de intereses, muchas veces egoístas y ocultos, que terminan en rupturas y divorcios, siendo más pronto o más tarde, reemplazados por otros. Estas son algunas de las consecuencias del utilitarismo.
¡Cuántos matrimonios se salvarían de esta lacra de separaciones si se intentase entre los dos arreglar los desperfectos para lucir de nuevo una relación en armonía, como un zapato nuevo que se ha reparado!
Y ni qué decir de cómo mediante las relaciones sexuales pueden estar utilizándote y ni te des cuenta de ello. Piensas que eso es amor, que es un modo de estar más unidos… sin embargo, en bastantes ocasiones, en el fondo lo que hay es una búsqueda de placer. ¿Crees que eso te da más felicidad, aquí te explico lo que es la verdadera felicidad y aquí dónde está el origen de la felicidad?
Como unos zapatos viejos que te cansas de ellos y te compras otros, pudiera ser que te utilicen así y te cambien cuando las circunstancias no sean tan favorables como al principio.  Prueba a plantearle, por ejemplo, a tu pareja, que no quieres mantener relaciones hasta llegar al matrimonio para ver cómo reacciona… si te respeta esa decisión, entonces eso sí que se puede llamar amor y no te está utilizando.

¿Cuánto te valoras?

El valor de las personas, que valemos por quienes somos cada uno por nuestro propio ser, no por nuestros títulos, dinero, cuerpo o fama, está viciado y confundido. De manera que esto úñtimo provoca muchas discriminaciones, esclavitudes y tristezas profundas.

El utilitarismo va unido al individualismo.

Una persona que utiliza a otra es porque busca un fin egoísta que satisfacer. Su vida asentada en su yo, una vida individualista, le hace usar a los demás.

A veces, las buenas enseñanzas que recibimos en la familia, con el paso de los años parecen como si se perdieran o diluyeran en favor de otras ideas que nos pueden parecer más auténticas y atractivas. Algunas pueden tener repercusiones esporádicas, otras, sin embargo, nos pueden dejar marcados en nuestro interior para siempre, como pudiera ocurrir al dejarnos manejar por otros sin hacernos de valer y de respetar por miedo a decir no, a dar nuestra opinión, a perder esa amistad… o muchos otros motivos.
Creernos que actuamos LIBRES DE ATADURAS, que lo hacemos en base a nuestras propias decisiones, puede hacernos perder el sentido de la realidad. Y esas rejas que nos puedan estar oprimiendo por medio de ideologías, (como es el caso de la ideología de género) o pensamientos (consumismo, materialismo, individualismo) pasan inadvertidas, mientras nos dictan lo que debemos o no debemos hacer y nos hacen pensar que así somos realmente felices y libres.

Si todavía no tienes muy claro en qué consiste la ideología de género te recomiendo con máxima urgencia que te leas este breve resumen que he escrito, muy claro y conciso: ¿QUÉ ES LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO?

Si ya sabes de qué se trata, te recomiendo también este vídeo sobre las 3 consecuencias de la aceptación de la ideología de género en nuestras vidas


Tener la mente abierta, pensar y reflexionar sobre la vida, del porqué y para qué de las cosas que hacemos o dejamos de hacer, puede ser un buen comienzo para vivir con plena libertad.

¿Te dejas utilizar cómo unos zapatos viejos?

Para terminar te animo a ver el cuento con moraleja para adolescentes y adultos:  «El ruiseñor enjaulado»  si aún no lo has visto.

Podrás apreciar de un modo ilustrado en qué consiste vivir siendo utilizado por otros sin percibirlo. Y aprender qué es la verdadera libertad.

 

Si te ha ayudado compártelo.
Te recomiendo suscribirte a mi Canal de YouTube EDUCANDO CON FE Y RAZÓN para ver más relatos y reflexiones sobre la vida.
Un saludo, la Paz  y hasta muy pronto!!

 

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER
[irp]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.