Isabel la Católica, leyenda negra, expulsión de los judíos
Defensa Cristianismo,  Hispanidad,  Iglesia católica

Isabel la Católica. Beatificación. Leyenda negra. Expulsión de los judíos

A lo largo de varios capítulos podremos analizar la leyenda negra que se ha generado en torno a la Reina Isabel la católica.

En 1991 parecía inminente su beatificación, pero algo paralizó el proceso.

Su figura suscita tanto fervientes defensores como detractores declarados.

¿Por qué es tan polémica Isabel la católica? ¿Por qué la historia no ha llegado hasta nuestros días con un único relato como sí ha ocurrido con otros personajes relevantes? ¿Qué requisitos son necesarios para beatificar a una persona? O ¿cuál es el motivo y quiénes propiciaron la leyenda negra entorno a esta figura? Estas son algunas de las preguntas de las que trataré en estos próximos capítulos.

Por un lado, tenemos lo que se llama la leyenda negra que analizaremos a continuación. Pero, por otro lado, desde hace un tiempo se han sumado los “progres”, estos de la izquierda tan tolerante, que tienen la osadía de llegar a afirmar sutilmente, que en España tenían que haber vencido los moros, que Europa tenía que haber sido protestante, no cristiana y que los Reyes católicos fueron precursores del fascismo de Francisco Franco así como de la inquisición. No cabe mayor ignorancia en tan pocas palabras, aunque no debería de sorprendernos de esta gente.

Veamos si esto es así o no.

La leyenda negra sobre Isabel la Católica:

Se considera leyenda negra a una visión parcial de los hechos acontecidos en la historia que pone en relieve los aspectos negativos anulando y ocultando los positivos.

En relación a la Reina Isabel la católica encontramos principalmente tres asuntos:

– la expulsión de los judíos del reino de España

– La conquista de América.

– la Inquisición durante su reinado.

Podemos disponer de números documentos para llegar a una reflexión lo más fiable posible.

Escritos de los propios misioneros que convivieron con los nativos de las indias de América durante años, libros de investigadores especializados en la Reina Isabel la católica, así como del descubrimiento de América o el testamento de la propia Reina con relación a las medidas a llevar a cabo hacia los indígenas.

Reina Isabel la Católica, leyenda negra, expulsión de los judíos

¿Por qué se paralizó realmente la beatificación de Isabel la Católica?

Para que una persona sea beatificada hacen falta presentar una serie de documentos que avalen sus virtudes y vida de santidad. Todo parecía estar listo para subirla a los altares. Durante décadas se había investigado su vida. Sin embargo, algo inesperado ocurrió.

En base a las ideas de que la Reina de Castilla expulsó a los judíos de España, que provocó un genocidio con la conquista de América así como con la inquisición, no llegó a finalizar la causa de beatificación comenzada en 1958. ¿Fue realmente así?

Desde Francia, años antes a la década de los 90, comenzaron a oírse voces, sobre todo de judíos, conversos o no, que, ciegos aún de rabia por los hechos acaecidos durante el reinado de los reyes de España, clamaban en contra de la Reina Isabel.

Gran influencia tuvo en esto el Padre Jean Dujardin fallecido en el 2018. Fue secretario de la Comisión para las Relaciones con el Judaísmo de la Conferencia Episcopal gala entre 1987 y 1999. Pero importante es tener en cuenta que tuvo enorme influencia del cardenal arzobispo de París, Jean-Marie Lustiger, el cual era un judío convertido al catolicismo y rechazaba con firmeza la causa de la beatificación.

A su vez es de destacar el hecho de que el Papa San Juán Pablo II, por aquellos años, era amigo personal de este Cardenal, ¿influyó éste en la decisión del Santo Padre para frenar la canonización de Isabel la Católica?

Analicemos los hechos acontecidos en el siglo XV para entender mejor este asunto de la expulsión de los judíos:

España llevaba casi 800 años bajo la invasión musulmana. La religión católica estaba sufriendo un ataque sin precedentes en estas tierras bañadas de cristianos por todos los rincones. La religión, por entonces, era prioritaria en la vida de todas las personas. Hay que pensar y ver con la mentalidad de entonces para comprender la historia pasada. El periodista y escritor José María Zavala, en su libro “Isabel íntima” nos muestra un retrato de la reina en base a los documentos inéditos a los que tuvo acceso y nos invita a adentrarnos en esta figura sin prejuicios ideológicos. Seguiré su argumentación en parte de esta exposición.

Cuando llegaron los musulmanes arrasaron con pueblos enteros y los españoles, valientes, se lanzaron en defensa de sus reinos, sus tierras, sus gentes y la religión que les unía: el catolicismo.

La reconquista comenzó desde tierras del norte y no fue hasta la toma de Granada, el 2 de Enero de 1492, cuando se logró expulsar a los musulmanes. Ellos fueron los vencidos y debían de abandonar estas tierras que eran católicas siglos antes de que llegasen los invasores.

Pero el tema de la expulsión de los judíos tuvo un papel muy relevante en este acontecimiento.

En España, desde hacía muchos años atrás, habían vivido judíos, llamados “sefardíes o sefarditas”. Dicen que despertaban odio entre los cristianos. Es cierto que la Iglesia católica, hasta el Concilio Vaticano II, no se posicionó positivamente con respeto hacia el pueblo judío. Arrastraban aún la culpa de la muerte de Cristo. Sin embargo, en el día a día, la realidad no necesariamente era tan cruda. Habían rencillas y enfrentamientos, corrió sangre hebrea por tierras españolas, pero también habían personas que convivían con tolerancia y respeto. Más o menos como ocurre actualmente con personas de distintas religiones.

Los Reyes Católicos facilitaban la vida en su reino a los extranjeros de otras religiones, ellos poseían un permiso de residencia y pagaban un impuesto especial. Mediante éste, tenían una serie de servicios, pero no otros privilegios que sí los españoles católicos. En contra de lo que la leyenda negra a arrastrado también, no eran tratados como súbditos.

En otros reinos europeos a los judíos ya se les habían expulsados bastantes años atrás: en Inglaterra, Alemania y Francia, muchos de los cuales llegaron a tierras españolas buscando refugio. España fue el último reino en hacerlo. Los Reyes católicos tenían mucha presión del exterior para hacer lo mismo, incluso del propio Vaticano.

Isabel la Católica y Fernando, sabían que la invasión musulmana había sido provocada por colaboración de los judíos.

Dato clave para entender la acción política que llevaron a cabo. Por ello y la presión comentada fue por lo que, llegado el momento de reunificar los reinos de España, propusieron a los judíos que no se quisieran convertir al catolicismo que, o bien se tenían que ir, o dejarían de gozar del permiso de residencia. Para ello les concedió un periodo. ¿Fueron entonces expulsados? Como vemos no. Su única motivación fue religiosa, para preservar la fe católica frente a los numerosos falsos conversos. No fue, por lo tanto, una decisión racista o antisemita. Prueba de ello es, por ejemplo, que el médico personal de la reina era judío. Fue una acción, al fin y al cabo, tomada por el bien común de la sociedad española. Además, también es importante destacar el testimonio de judíos que han mostrado su respeto por la reina Isabel la Católica que se esforzó por defender a los judíos frente a los ataques de aquellos que eran antisemitas en la España de aquella época.

¿Como entraron los árabes a España?

Dicen que los visigodos que llegaron a España, cuando desapareció el imperio romano, crearon el reino de España y se hicieron católicos. Unos nobles visigodos pidieron ayuda a los árabes para poder gobernar, habían muchas disputas por tomar el mando real. Sin embargo, los árabes, una vez que entraron desde Ceuta en lugar de ayudar invadieron el país.

Pero también dicen que los piratas turcos, musulmanes, que atacaban los pueblos españoles y del Mediterráneo, mataban y esclavizaban a los cristianos. Su gran pretensión era la ocupación turca de la península española. Los sefardíes, convertidos falsamente a la religión católica, ayudaron a los piratas otomanos a entrar en el país. De ahí que la Reina Isabel la Católica, cuando reconquistó la última ciudad tomada por los musulmanes, Granada, decidió controlar la residencia de éstos en España. Pero no de expulsarlos sin más.

Y con relación a los que apoyan la idea de que la reina quiso enriquecerse con las riquezas de los moros de Granada al conquistar la ciudad, basta decir que su único afán nuevamente era la unificación del reino y que carecía de avaricia pues incluso financió la batalla con parte de sus joyas personales.

En el próximo capítulo continuaremos analizando esta leyenda negra alrededor de la Reina Isabel la Católica, la verdad sobre la conquista de América y los motivos que sustentan su beatificación.

Comparte para defender a la reina Isabel la Católica frente a tantas mentiras que desprestigian la labor y hazañas de los valientes españoles por defender la fe católica.

Aquí puedes acceder al vídeo de mi canal de YouTube en el que explico todas estas palabras con imágenes

Un saludo, la Paz y hasta muy pronto.

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad