Sobre el blog

Cuántas veces los padres, educadores o
catequistas nos hemos encontrado algo perdidos ante ciertas preguntas un tanto
comprometedoras sobre sexualidad, amor e incluso sobre la fe, que nos han
planteado nuestros chicos pre-adolescentes o ya entrados de lleno en esa etapa
tan temida de la adolescencia.

Cuando son más pequeños dar respuesta a preguntas
como «porqué mamá no tiene una colita como yo», «cómo sale el
bebé de la barriga», «a qué edad se puede tener novia», “¿quién
es Jesús?… son relativamente fáciles de contestar.

Sin embargo el asunto se complica cuando, con más
edad, piden respuestas más contundentes, fundamentadas y coherentes.

Es por ello por lo que si no estamos bien
formados e informados, comenzaremos a titubear, dar vueltas al asunto o incluso diciéndoles lo primero que se nos pase por la mente.

Si nosotros no le informamos según la VERDAD, otros les enseñarán
en nuestro lugar y puede que no del modo más acertado, irán perdiendo la
confianza en nosotros y buscarán respuestas fuera del hogar o de las personas
cercanas que han tenido a su lado hasta entonces.

Todos somos conscientes de la epidemia de divorcios y el declive que está sufriendo el matrimonio entre varón y mujer, muchas de estas situaciones se podrían evitar con un poco de ayuda externa, sin embargo y sobretodo, si somos capaces de llegar al conocimiento y corazón de los adolescentes y mostrarles las belleza de lo que es el verdadero amor, la grandeza de su sexualidad y la maravilla de la afectividad, les estamos regalando un gran tesoro para toda su vida.
Pero sobre todo, si les enseñamos a descubrir a Dios en sus vidas, será su pilar fuerte que les sostengan y les de sentido a sus vidas.
Es por ello por lo que hemos de buscar la verdad:
emet (en hebreo), en un mundo cargado de subjetivismo y metido de lleno
en un relativismo aplastador donde todo vale, una sociedad que niega que exista
una verdad universal y válida para todos, sino que cada cual tendrá la que se
le antoja, se hace necesario que busquemos la verdad de nuestra existencia, de
nuestra dignidad humana, sin engaños.

Considero que buscando respuestas en la Iglesia
que nos transmiten unos valores morales y cristianos, por medio de sus muchos
textos eclesiales que durante siglos nos ha ido regalando, (y que podremos en
este blog ir analizando), encontraremos las bases fundamentales que nuestros
jóvenes necesitan para ir construyendo sus vidas con madurez, fortaleza y
responsable libertad, que les lleve a poder algún día vivir su propia vida con
gran satisfacción y felicidad.

¿Os parece un tema que cause inquietud entre los
adolescentes?

¿Cómo afrontáis vosotros estas cuestiones?

Espero que este blog sirva para aportar un
granito de arena en la educación de nuestros chicos.

¡Que tengáis un feliz día!
Un saludo: 
ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies