El comienzo de la vida humana
Defensa de la Vida humana

Cuando comienza la vida humana

El comienzo de la vida humana

Aunque pareciera extraño para algunos, el comienzo de la vida humana no está sujeto a un concenso social, e incluso entre profesionales de la medicina.

Se podría decir que, desde los avances de la tecnología iniciados en el siglo XX, sobre todo, nos ha facilitado el poder descubrir ese mundo antes oculto que se encuentra en el interior del vientre materno. De esta manera lograr percibir el comienzo de la vida humana con exactitud.

La vida humana desde el interior materno

Cuando una mujer queda embarazada, su cuerpo comienza a presentar una serie de cambios a nivel interior pero visible también en lo exterior. Una criatura se va abriendo a la vida y con el transcurrir de los meses. A partir del 3º o 4º mes de gestación, incluso la madre podrá ir percibiendo esas pataditas que su hijo le da.

Que esa personita, diminuta, pero dotada de todo lo necesario para considerarse humana, está viva y es un ser humano, es algo, que la gran mayoría de la sociedad civilizada, considerábamos.

Con la llegada de las ideologías racistas, eugenésicas, abortistas, así como el utilitarismo, el relativismo y la ruptura con el verdadero sentido de la sexualidad, se han ido colando concepciones muy diversas, aleccionando con ellas desde las mismas escuelas y centros universitarios.

La belleza de la vida humana comparada a un saco de células

Hay quienes sostienen que antes de determinadas semanas del embarazo tan sólo hay una especie de amasijo de células. Los partidarios del aborto no dudan en presentar la belleza de la vida intrauterina como un saco inconexo con la vida humana.

Sin embargo, a pesar de la ocultación de la realidad, la mayoría de la comunidad biosanitaria piensa de otra manera. Está de acuerdo en que la vida humana contenida en el seno materno es un proceso continuo y su comienzo sólo puede estar en la fecundación. Aunque se esté ignorando esta realidad[1]. En cualquier otro momento sucesivo del embarazo tras ese instante únicamente se produce el desarrollo de lo que ya se inició como humano. A su vez, tenemos hechos que demuestran que los datos embriológicos permiten afirmar que, desde el momento de la fecundación, el embrión posee vida humana. Por lo que merece ser respetada debida a su propia dignidad.

Puedes encontrar mucha información al respecto en el YouCat, el catecismo joven donde se explican los diversos temas de la realidad humana bajo la perspectiva católica.

No existe ningún salto cualitativo (de cualidad de la persona) desde la fecundación hasta la muerte. No puede decirse que en un momento es una cosa y más adelante otra diferente. Su desarrollo es cuantitativo y está previsto principalmente en el genoma humano[2].

Por lo tanto, aunque se le haya variado el nombre de niño a embrión o feto para despistarnos, desde la fecundación existe un individuo de la especie humana. El cual se va desarrollando de manera continua. Una creatura de Dios, ya con su propia alma inmortal, pensando y amado por Él desde la eternidad. Es imprescindible redescubrir el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término, como nos recordaba el Papa S. Juán Pablo II, en la Carta Encíclica Evangelium Vitae.

 

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

[1] En algunas universidades de medicina, esta pregunta se deja en el aire, sin dar una respuesta clara y definida, lo cual, abre las puertas a la práctica del aborto sin que estos especialistas tengan “remordimientos”.
[2] Genoma: conjunto de células y su disposición en la célula.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad