¿Quieres saber los secretos para tener sexo perfecto?

Tiempo de lectura: 8 minutos
Tener sexo con alguien es bastante común entre la mayoría de los jóvenes ( y no tan jóvenes) se considera una necesidad prioritaria pues en caso contrario eres «rarito».
Se llega a convertir como una práctica normal e incluso, cuanto más sexo, da la sensación de que más satisfecho y lleno estás.

El problema está en que pareciera como que nunca llegamos a tener un sexo perfecto tal y como soñamos.

¿Quieres saber los secretos para tener sexo perfecto?

Descúbrelo aquí

 

Hay una historia de una manzana que me resultó muy simpática y me gustaría compartirla:

Una profesora en un curso a sus alumnos les enseñó una brillante, jugosa y apetecible manzana roja, les preguntó: ¿quién quiere darle un bocado? Y tras unos instantes, un chico levantó la mano y se ofreció voluntario, luego otro y otro y otro… hasta que la manzana quedó totalmente mordida con tan sólo el cuerpo central y el pequeño rabo sobresaliendo.

Su aspecto ahora era bastante desagradable y poco apetecible. La profesora entonces preguntó: ¿quién quiere esta manzana?, ante lo que tras el silencio ofrecido como respuesta, quedó evidenciado que nadie.

A continuación la profesora les indicó que entendía esa postura, pues una manzana  manoseada, que había ido de mano en mano, sucia, sin su belleza y esplendor originales resultaba poco prometedora. 

Moraleja: así es cómo se encuentra tu sexualidad, tu ser, cuando te dedicas a ir de flor en flor, sin darle el verdadero valor a esta entrega que estás haciendo.

La sexualidad es algo íntimo de cada persona.

Adquiere un valor sublime si no la empleamos como un objeto que se utiliza al gusto y antojo de cada uno.

Dentro de la sexualidad, el sexo, esto es, el tener relaciones sexuales, es el máximo en una relación. Expresa exteriormente, mediante el cuerpo, el amor de ambos.


SUSCRÍBETE AL BLOG Y TE REGALO EL DECÁLOGO DE COMUNICACIÓN PADRES- HIJOS, UNA GUÍA IMPRESCINDIBLE PARA APRENDER A COMUNICARSE EN FAMILIA.


Pero este amor no es un producto que doy a cambio de algo…, que uso y tiro según me vaya, que practico cómo y con quien quiera pues para eso el cuerpo es mío y hago lo que me dé la gana con él como  se dice hoy en día.

Y faltaría más, el cuerpo es tuyo, pero no puedes hacer lo que te dé la gana sin recibir a cambio unas consecuencias nada constructivas en ti pero también en la otra persona a la que has utilizado.

Como una manzana mordisqueada te quedarías.

Así no vas a conseguir un sexo perfecto!

Quieres tener sexo perfecto

Buscar el placer como fin, utilizando cualquier medio para alcanzarlo, puede llegar a convertirse en una moneda de doble cara.

Buscas un gozo exterior, pero cada vez es mayor tu desasosiego interior.


En este otro artículo que escribí puedes profundizar más sobre este tema del uso de los demás interesadamente. Si te interesa lo tienes aquí: ¿Te dejas utillizar como unos zapatos viejos? Descúbrelo


Defender la idea de que hay que dar libertad a las “apetencias naturalesdel cuerpo porque en caso contrario, pueden haber consecuencias psicológicas, se vive reprimido o con tensión y ansiedad… me parece un absurdo.

Esta afimación no tiene fundamentos serios en los que sostenerse. Y no hay que dar por verdad cosas que escuchamos sin confirmar su veracidad. No todo lo que se dice es verdadero.

Veamos por qué dejarse llevar por esas apetencias naturales no te sirven para tener un sexo perfecto.

En primer lugar, porque no somos animales.

En contra de lo que se nos quiere inculcar una y otra vez, no somos una especie de animales racionales, no!, somos personas, seres humanos con unas características fisiológicas en algunos aspectos similares pero con otras muy peculiares, únicas y que nos dan precisamente ese ser superior a toda la vida animal y vegetal.

Tenemos inteligencia, tenemos la inmensa capacidad de amar y no sólo somos carne, sino que también tenemos alma, la cual nos da el ser espiritual y que junto con nuestro ser corporal, somos una persona, con dignidad propia, insustituible.


Si quieres saber más, aquí tienes otro artículo también muy interesante que trata este tema: ¿Es la persona humana un animal en evolución?


Es decir, que si tenemos inteligencia, podemos alejarnos de los comportamientos animales que funcionan por instintos: de supervivencia, de apareamiento, de defensa…

Esas manifestaciones externas no tienen nada que ver ni con sentimientos hacia las personas, ni con ideas reflexionadas y llevadas a cabo.

Son instintos tan sólo, muchas veces con formas de actuar que parecen casi humanas, pero son aprendidas o instintivas.

Las personas tenemos inteligencia, podemos reflexionar, meditar, llegar a conclusiones, anticipar consecuencias… pero para esto debemos saber utilizarla adecuadamente.

 Quieres tener sexo perfecto

 

Veamos cómo aprender a utilizar adecuadamente todo nuestro potencial al máximo para tener un sexo perfecto

Para explotar nuestras cualidades, dimensiones y aptitudes hemos de utilizar la fuerza de la voluntad. Es otra cualidad que los animales no tienen y nosotros sí.

¿Para qué necesitamos la voluntad?

La voluntad es necesaria para poder dirigir, con inteligencia, nuestro obrar hacia un fín ,un objetivo real por el que actuamos.

No es lo mismo vivir por vivir, que vivir hacia un fin.

¿Tienes una meta fijada en tu vida o vas al son de lo que se presente u otros te incitan?.

Porque aquí radica otra gran diferencia con los comportamientos instintivos de los animales: nosotros tenemos un sentido que transciende en nuestra vida.

Eso que enseñan en la escuela de que  nacemos, crecemos, nos multiplicamos y nos morimos, está muy bien, pero con nosotros, los seres humanos, se queda corto, pues vamos muy por encima de ese nivel.


Si quieres saber más sobre la voluntad lee este artículo: Un principio para ordenar tu sexualidad: la voluntad.


¿Por qué un joven tiene relaciones promiscuas? ¿por qué va de flor en flor?, ¿qué busca?.

Parece ser que si vas probando el sabor de distintos helados es porque quieres escoger el que más te guste. Sin embargo no sabes que te puedes empachar y perder el gusto después de tantos sabores… otra vez se nos representa la manzana mordisqueada y manoseada!!

El amor como sentido de la sexualidad, pierde su sabor genuino

Y… ¿Quién ha hablado de amor? ¿no estábamos hablando de tener un sexo perfecto?

Para hablar de sexo perfecto tenemos primero que hablar de amor porque no exite un sexo perfecto sin amor.


En este artículo no me voy a detener en explicarte qué es el amor, pero si tienes mucho interés puedes leerte este artículo: ¿Quieres amar? Conoce los 12 tipos de amores que hay.


Continuando podemos preguntarnos ¿Hay que probar en el sexo hasta el final para saber si has acertado? ¿Hay qué probar de todo?

En el fondo, llega un momento en que ya no te parece eso tan divertido, pero no puedes parar, ¿qué te pasa?, ¿por qué continúas si eso no te llena, no te lleva a nada bueno?.

Quieres tener sexo perfecto
Pudiera estar ocurriendo que  has dado rienda suelta a esas “apetencias naturales” como los animalitos y no has utilizado tus grandes cualidades humanas de la inteligencia y la voluntad, es decir, que no has aprendido a autocontrolarte y eso te ha llevado a relaciones insatisfactorias.

Si aún no te ha ocurrido y vas mordisqueando manzanas por aquí y por allá, no te descuides que te queda poco tiempo para caer en ese sin sentido…

Precisamente, la Iglesia, tan sabia y prudente, nos indica el camino para tener un sexo perfecto que te haga plenamente feliz.


SUSCRÍBETE AL BLOG Y TE REGALO EL DECÁLOGO DE COMUNICACIÓN PADRES- HIJOS, UNA GUÍA IMPRESCINDIBLE PARA APRENDER A COMUNICARSE EN FAMILIA.


 

¿Por qué la Iglesia defiende la austeridad y el autodominio?

Como vengo indicándote para evitar situaciones similares a esta, porque siempre se ha preocupado por transmitir la Verdad aunque no parezca muy atractiva esta opción a primera vista.

Sobre la austeridad, el autodominio o autocontrol, la utilización de la persona como un objeto… ya hablé en otros artículos como te he indicado ya.

Te dejaré en esta ocasión un texto sacado del documento “La Verdad os hará libres” de la Conferencia Episcopal Española, que nos puede ayudar a reflexionar:

“…se hace creer, en efecto, que se puede usar del cuerpo como instrumento de goce exclusivo, cual si se tratase de una prótesis añadida al yo. Desprendido del núcleo de la persona, y, a efectos, del juego erótico, el cuerpo es declarado zona de libre cambio sexual, exenta de toda normativa ética; nada de lo que ahí sucede es regulable moralmente ni afecta a la conciencia del yo, más de lo que pudiera afectarle la elección de este o de aquel pasatiempo inofensivo. La frivolada trivialización de lo sexual es trivilización de la persona misma a la que se humilla muchas veces reduciéndola a la condición de objeto de utilización erógena…”.

Interesante, no crees?

Una de las virtudes que no está nada de moda, es la Templanza, pues bien, yo diría que es fantástica, porque te hace gobernar, como nos decía Platón, el caballo de los deseos incontrolados.

Tienes que aprender a controlar a tu cuerpo, no que tu cuerpo te controle a ti.

¿Qué tienen que ver las virtudes con un sexo perfecto?. Más de lo que te imaginas…


También te puede interesar leer: ¿Quieres saber cuántas virtudes hay en tu vida?


Para adquirir esta virtud se hace necesario que desde pequeños se nos haya enseñado el hábito de poner medida en los deseos.

Lo cual precisamente es algo muy difícil actualmente con el consumismo y hedonismo tan introducidos en la sociedad: niños sobrecargados de caprichos, juguetes, ropa, chucherías… sin horarios en las comidas, da lo mismo, el problema está en que el niño abre la boca para pedir y por dejadez, ignorancia o porque no la líe, se le da lo que desea, así de paso te ganas el afecto de este, y lo tienes más controlado.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad: es él el que te tiene agarrado, el que te ha cogido la medida y te coacciona con liártela si no le concedes lo que le das. Incluso hay quienes dan de más sin que les pida…

Todo esto ¿qué provoca?.

Pues que el niño esté acostumbrado a tener lo que le gusta y le apetece en el momento, a no controlar ese impulso, a satisfacerse continuamente…

Y fácilmente le llevará a partir de la adolescencia a relaciones pasajeras, promiscuas, ir de flor en flor, como ya he comentado, incluso a masturbarse impulsivamente… pero sin satisfacer nunca ese deseo que tiene interior… para, por último, terminar como la manzana mordida.

¿Te parece exagerado? Déja tu opinión más abajo.

 

«El dominio del momento es el dominio de la vida«.  Marie Von Ebner-Eschenbach.

N

Deja tus comentarios más abajo.

No te vayas sin echarle un vistazo al fantástico e imprescindible libro que acabo de publicar, un completo manual para todos los que nos preocupamos por la educación de los niños para que crezcan libres y sin caer en los engaños de la IDEOLOGÍA DE GÉNERO.

Pincha en la imagen para leer el resumen.

COMPRALO YA DESDE AQUI MISMO

 

Si te ha parecido interesante y te ha ayudado, compártelo.

Y no te olvides SUSCRIBIRTE AL BLOG si aún no lo has hecho.

 

Un saludo y hasta muy pronto!!!.

 

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies