¿Por qué la clase de religión y moral católica?

La clase de religión católica
Tiempo de lectura: 6 minutos

¿Por qué la clase de religión y moral católica?

Queridos padres:

Se de muchos de ustedes que se preguntan porqué ha de haber una clase de religión y moral católica, otros os oponéis e incluso los hay que os es indiferente. Sin olvidar, claro está, los que la defendéis por comprender su sentido.

Soy maestra de religión y moral católica, pero ante todo madre. Por lo tanto, con la autoridad que me suponen estas dos responsabilidades, quisiera expresaros unas ideas para ayudaros en lo posible a comprender el porqué de la clase de religión y moral católica.

La familia es la principal protagonista de la educación de los hijos.

La escuela simplemente es subsidiaria, es decir, debe acompañar y reforzar los valores que en el hogar reciben los hijos de sus padres, NUNCA SUSTITUIR y mucho menos imponer otras ideas. Lo que sí compete a la escuela es transmitir conocimientos de cultura general que le serán válidos para su integración, sobre todo, en el mundo laboral.

Pero la parte que se refiere a la educación de la persona, esto es, lo espiritual y moral, es única y exclusivamente competencia de los padres.

Sin embargo en nuestra sociedad hemos llegado a admitir prácticamente de un modo generalizado, que tanto los padres deleguen en el colegio la educación total de sus hijos, dejando que sea el centro y, por tanto, el profesorado, el que decida qué y cómo enseñar valores, según su criterio subjetivo y personal.

A su vez se da permisividad en este sentido sin apenas ser conscientes muchas veces de sus consecuencias, pues la escuela puede llegar a entrometerse en asuntos íntimos y personales de cada familia hasta incluso el punto de contrarrestar y anular lo enseñado en casa.

Claro está que cuando los padres faltan a su responsabilidad con respecto a su hijo al que han dado la vida, ese hueco que dejan, se va a ir llenando con ideas exteriores que quizás, como comento, no sean precisamente las que esa familia considera adecuadas.

¿Qué es educar?

Educar a los hijos es enseñarles a vivir para amar. Al fin y al cabo, lo más importante y lo que quedará en la vida, es el amor que seamos capaces de dar a los demás, y esto se aprende plenamente en la familia.

La clase de religión católica

Es el lugar ideal y natural donde se aprende a amar incondicionalmente.

Este amor es reflejo del amor de Dios que, como Creador nuestro y Padre de los que estamos bautizados, nos amó ya incluso antes de habernos formado en el vientre de nuestras madres. Un amor infinito, eterno…

Por esto, el saberse amado así por Dios no puede dar lugar más que a vivir absolutamente felices, con la alegría de sentir que la vida tiene un verdadero sentido y de esta manera irradiaremos amor a nuestro alrededor.

Transmitir la fe a los hijos

La fe es un don, un regalo que Dios da a los que la piden. La fe se tiene o no se tiene.

Los padres que son cristianos tienen el deber de transmitir a sus hijos como un gran tesoro esta fe. En caso contrario se les roba ese derecho de ser educados íntegramente, incluyendo su dimensión espiritual, y de vivir plenamente felices.

Algunos consideran que cuando sea el hijo mayor podrá elegir libremente si ser cristiano o no. Sin embargo, no se puede elegir en libertad si no se conocen las alternativas. Si se le niega la dimensión religiosa, no podrá saber lo que es.

¿Por qué  entonces no hacemos lo mismo con la clase de inglés o música por ejemplo?, ¿Por qué no dejamos a nuestro hijo que elija de mayor si quiere leer o no?. Esta excusa es insostenible.

Tanto la formación académica como la espiritual se han de iniciar desde pequeños.

La educación en la fe es esencial que se haga desde la infancia. Es una labor del día a día, con pequeños detalles: ser agradecidos a Dios por los alimentos, por la llegada de un nuevo hermano, rezar juntos por la abuelita que está enferma, ser generosos haciendo las cosas por amor hacia los demás como Cristo hacía con sus padres…

Así el niño irá descubriendo el amor de Dios de una manera natural al igual que va aprendiendo otras habilidades y conocimientos.

Por esto a la familia cristiana se le llama “IGLESIA DOMÉSTICA”.

Los valores cristianos que se eduquen en el hogar serán los que les ayuden a captar y comprender el sentido de su propia existencia. Como nos recuerda la Constitución Dogmática Lumen Gentium

En esta especie de Iglesia doméstica los padres deben ser para sus hijos los primeros predicadores de la fe, mediante la palabra y el ejemplo.

En la familia se aprende el amor de Dios siguiendo el modelo de la Sagrada Familia.

El amor de los padres es modelo para los hijos del amor de Cristo a su Iglesia, una donación constante donde el perdón es el lazo fuerte que les mantiene.

La familia cristiana es fuente de comunión. Entre padres e hijos hay un vínculo no solo en lo exterior, sino en su ser más íntimo. Es una continua catequesis visibilizada en pequeños y grandes detalles así como en la participación de los Sacramentos.

La familia cristiana es un testimonio para la sociedad.

Pero sobre todo, la familia cristiana será un testimonio determinante para la sociedad, vacía de valores humanos, carente de referentes y sentido. Es el modo en que la familia, por su vocación cristiana, manifiesta el amor de Dios al mundo.

Es la familia la que va a hacer resurgir una verdadera revolución del amor.

¿Qué se enseña en la clase de religión católica?

Pero tal y como he comentado al principio, la escuela debe acompañar a los padres en esta misión educativa. En relación a la educación de la religión católica es un modo excelente de, por medio de contenidos que tienen que ver con la fe cristiana, aumentar sus conocimientos culturales, bíblicos, y como no, morales.

Porque la moralidad, muy en contra de lo que algunos piensan, es lo que necesitamos para saber dirigir nuestras vidas en base a la Verdad. Nos da discernimiento para apartar el mal, lo que nos perjudica y perseguir el bien en nuestro obrar diario.

Esto es lo que los valores cristianos se les enseña a los alumnos en clase de religión y moral católica.

En base a lo que Cristo enseñó, lo trasladamos a nuestra vida del día a día con ejemplos concretos, haciendo de nuestras clases un excelente lugar para debatir y aprender de un modo práctico cosas que , sobre todo a ellos, les preocupan y no siempre conocen el modo de actuar ante esas situaciones.

Estos VALORES y VIRTUDES que son universales para todo el ser humano, son las guías que ayudarán a los alumnos a prepararse, no solo de cara a un futuro mundo laboral, sino también a la vida: sus relaciones sociales, cuando formen su propia familia… pero sobre todo, para tener donde agarrarse cuando soplen fuertes tempestades.

Por que la verdad es que el único que nos puede realmente sostener cuando llegan situaciones duras es Cristo.

La clase de religión y moral católica, NO ES CATEQUESIS.

Supone para los alumnos que encuentren significado a lo que, a lo largo de los siglos, ha ido forjando la civilización occidental. En ella se conocen realidades artísticas relevantes en la historia con marcado sentido cristiano.

En clase de religión tenemos la oportunidad de a lo largo de las distintas etapas tener un conocimiento de todas las obras, que no son pocas. También se repasan las grandes  religiones, visibilizando sus características principales.

En cierta ocasión, una madre  que no le había transmitido la fe cristiana y apuntado a su hijo a religión, aunque ella sí que había sido educada en esta fe, me contó que en cierta ocasión, de viaje fuera de España, entraron de visita a una Iglesia y la hija, preguntó que quién era ese hombre que estaba colgado en una Cruz. Una pena privar a un hijo de una realidad que cambió el destino de los hombres para la eternidad.

La clase de religión católica

Pero sobre todo la clase de religión y moral católica es una asignatura que enseña a los alumnos a amar.

Pero amar dándose incondicionalmente a los demás en todo lo que hagan. Enseña a los alumnos el amor a la vida, el respeto a la vida en todas sus fases.

La religión católica les muestra todo un abanico de virtudes que les harán ser mejor personas, más enriquecidas y más enriquecedoras para la sociedad.

Y esto necesariamente en sus vidas, de adultos, tendrá una huella que les distinguirá como una estrella que brilla en un horizonte oscuro.

También puedes seguir mis podcats en mi programa de iVoox Educando con fe y razón donde iré subiendo todas las clases de religión católica periódicamente.

Y en YouTube puedes ver esta misma clase con imágenes. Suscríbete y no te lo pierdas!!!

 

Un saludo, la paz y hasta la siguiente clase:

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies