La Cumbre de la Tierra
Defensa del Cristianismo,  Ideología de género,  Nuevo Orden Mundial

Qué esconde la Cumbre de la Tierra

ONU: Cumbre de la Tierra

Resulta no menos que curioso, que el mismo año en que salió publicado el informe de la OMS: las vacunas para contrloar la fertilidad de las mujeres, se realizara la Cumbre de la Tierra. Tuvo lugar entre el 3 al 14 de Junio de 1992 en el Rio de Janeiro y fue organizada por la ONU.

Y no por casualidad, más bien diría por causalidad directa.

En otra publicación ya comenté cómo se han utilizado las conferencias medioambientales para introducir el problema de la super población mundial. Y cómo llevar a cabo la reducción de la población se visibiliza claramente en la Carta de la Tierra que suena a nuestro entendimiento aparentemente como música celestial. Pero que esconde otras intenciones, tras el cuidado del planeta, toda una agenda neomaltusiana.

En la Cumbre de la Tierra se habló de la pobreza, el hambre, la desforestación, la biodiversidad y el cambio climático, pero todo es una auténtica tapadera.

Esta cumbre dio lugar al comienzo de la llamada Agenda 21. Un plan de despoblación planetaria cuyas acciones y consecuencias ya estamos viviendo.

En este programa se reflejan las directrices políticas y los recursos financieros que se debían de adoptar por el bien del futuro del planeta y la humanidad. Y, por supuesto, comprometiéndose en establecer una “nueva asociación mundial” (¿no suena al Nuevo Orden Mundial?).

El punto 5 del Informe de la Cumbre del Rio de Janeiro, titulada “Dinámica demográfica y sostenibilidad” es uno de los que tocan el tema de la falta de recursos para tantas personas. “La combinación del crecimiento de la población mundial y la producción con modalidades de consumo no sostenibles causa tensiones cada vez más graves sobre la capacidad de la tierra para sustentar la vida”

Terrible, ¿verdad?

Ya tenemos hoy en día en los países más desarrollados, tras una década de adoctrinamiento, esos estilos de vida sostenibles: parejas con pocos o ningún hijo, cada vez más personas solteras, fomento de los estilos de vida de los homosexuales que son estériles…

Estas cuestiones de población, las fueron introduciendo en los asuntos concernientes a las mujeres, tal y como sostenían en el documento: “Se debería de considerar la posibilidad de aplicar políticas y programas de población en que se reconocieran cabalmente los derechos de la mujer”  (5.17)

“Se deberían de considerar programas y servicios de higiene de la reproducción… de salud reproductiva seguros y eficaces” (5.49, 5.51), esto con el pretexto de reducir la mortalidad materno- infantil.

Es decir, todo dirigido a implantar el aborto.

Y en el punto 6 del documento de la Cumbre de la Tierra aparece la“protección y fomento de la salud humana”  que es más de lo mismo. Destacando que, para acabar con las enfermedades de transmisión sexual, se han de favorecer los métodos anticonceptivos seguros.

También se centraron en la necesidad de erradicar enfermedades mediante algunos recursos como la vacunación que, como la poliomielitis, lo que consiguieron fue provocar un aumento drástico de esa enfermedad.

Políticas abortivas y esterilización

Todas estas estrategias se volvieron a analizar en la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo del año 1994 en el Cairo. Preparatoria de la que se celebró un año después. A partir de ésta se acabaron las de población y comenzaron a tomar relevancia las de la Mujer.

La IV Conferencia de la Mujer tuvo lugar en Beiging, (Pekin), en 1995.

En ella se asentaron las bases para que se impusiera en los estados miembros de la ONU el aborto con el pretexto de salvaguardar la salud de las mujeres. La preocupación constante que se observa en los textos de esta conferencia es el de la población.

Y esto es solo el comienzo de la larga lista de conferencias y programas que se han ido desarrollando a lo largo de esta última década. Las cuales con tan sólo un objetivo: atacar la maternidad para reducir la población mundial.

Actualmente parece que ser que tan sólo una minoría de la población está teniendo en cuenta la realidad que se esconde tras la ONU.

Si qué es cierto que esta pandemia a hecho abrir los ojos a más personas y estudios como los recopilados en el informe publicado por la Asociación Libertas, que relacionan la posible esterilidad con las vacunas contra la Covid-19.

Esto, considero que nos deben, como mínimo, poner en alerta para protegernos.

Dios nos ha dado la vida para preservarla, para disfrutar de ella y vivir según su maravilloso plan. No debemos caer en participar en las acciones del príncipe de este mundo: el diablo, que tan sólo quiere robarnos la felicidad y condenarnos para siempre.

Nuestro deber como cristianos es proteger la vida. Y alertar al mayor número posible de personas para que todos se salven de esta maldad.

Un saludo, la Paz y hasta muy pronto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: