S. Maximiliano María kolbe. Sacrificio por amor.

San Maximiliano María Kolbe. Ejemplo de sacrificio por amor
Tiempo de lectura: 2 minutos

S. MAXIMILIANO MARÍA KOLBE. EJEMPLO DE SACRIFICIO POR AMOR.


En el año 1894 nació Raymond Kolbe en Polonia.

Era un muchacho muy obediente, rezaba mucho a la Virgen María y sus estudios los llevaba de maravilla.

En cierta ocasión le contó a su madre que se le había aparecido la Virgen, con la que mantuvo una breve conversación que transformó su vida para siempre.

Cuando creció un poco más, decidió que quería llevar una vida parecida a la de San Francisco de Asís. Se hizo sacerdote franciscano con el nombre de MAXIMILIANO MARÍA KOLBE.

Dedicó su vida, como la de otros tantos sacerdotes, misioneros y cristianos laicos, a enseñar a jóvenes el amor a la Inmaculada Virgen María.

Por esto, finalmente se aventuró a fundar un lugar donde poder los jóvenes orar con mayor devoción a la Virgen María. Este lugar se llamó “Ciudad de la Inmaculada”.

En cierta ocasión que el Papa Pío XI pidió voluntarios misiones para ir a Japón, el se ofreció para seguir evangelizando allí.

Cuando a los años, en 1936 pudo regresar de nuevo a Polonia Maximiliano María Kolbe se encontró con una sorpresa muy desagradable. Había comenzado la II Guerra Mundial.

El, junto a otras muchas personas fue detenido y llevado a una prisión. Era un campo de concentración en AuschWitz, un lugar terrible donde se exterminó a muchas vidas inocentes.

ENTREGA DE LA VIDA POR AMOR.

Un día un preso se escapó del pabellón donde estaba Maximiliano María Kolbe. Por esta acción, se reunieron a todos los hombres y tenía que morir uno de ellos como castigo.

Eligieron a un hombre. Todo hubiese transcurrido como era costumbre allí: lo cogerían, lo matarían y ya está.

Sin embargo aquí viene la hazaña heroica que pocos seríamos capaces de hacer sin ayuda del amor de Dios. Pidió que en lugar de llevarse a ese hombre que era un joven padre con familia, lo cogieran preso a él.

De esta manera fue encerrado en una sala con otras nueve personas para morir de hambre. Sin embargo, el fue el único que tras dos semanas permanecía vivo y tuvieron que inyectarle un veneno para que muriera. 

Así fue como este santo entregó su vida como sacrificio por amor.

 

REFLEXIÓN SOBRE LA VIDA DE SAN MAXIMILIANO MARÍA KOLBE.

Si te paras a pensar, la vida de este santo no fue nada aburrida. Desde que se hizo sacerdote  no paró de hacer cosas pensando siempre en los demás.

¿Qué crees que le impulsaba a hacer las cosas de este modo?

Tenía en su corazón siempre a alguien a quien quería seguir y lo hizo hasta la muerte. Fue fiel al amor de su vida. ¿De quién se trata esta persona a la que S. Maximiliano María Kolbe imitaba en todo momento?

Piensa en tu vida, quizás encuentres situaciones en las que también te pide el Señor que te sacrifiques por alguien. No se trata de dejarte matar como hizo S. Maximiliano María Kolbe, pero sí pueden haber otras maneras de mostrar el amor hacia Dios amando a los demás por encima de ti mismo.

Piensa algunos ejemplos y si crees que eso te llenaría de más amor y felicidad como vivía S. Maximiliano.

Espero que puedas dejarte llevar por el ejemplo que este santo nos regala.

Y no te olvides que el 14 de Agosto celebra la Iglesia su santo.

Puedes ver el video de S. Maximamiliano en mi canal de YouTube:

 

Un saludo, la Paz y  hasta muy pronto!

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies