Dios te busca.

Dios te busca
Tiempo de lectura: 4 minutos

DIOS TE BUSCA.

Te has dado cuenta alguna vez que Dios te busca?

Todo ser humano busca a Dios aunque no lo sepa, porque el que busca la felicidad y la Verdad, lo busca a Él. Pero es Dios en realidad el que te busca a ti primero.

Como ya te expliqué en la clase sobre la felicidad, todas las personas llevamos dentro de nosotros ese anhelo de ser felices.

Mediante las cosas que nos suceden cada día Dios busca un encuentro personal e íntimo contigo. Desea que lo conozcas para así poder amarle y ser muy feliz.

Dios nos creó con una conciencia donde nos habla dentro de nosotros para que nuestra vida la dirijamos hacia el Bien y nos alerta del mal.

También nos creó con la voluntad y la inteligencia de las que ya te hablaré en otras clases para que de un modo razonable, encontremos a Dios.

Dios no está obligado a revelarse. Quiere tener un encuentro contigo y todas las personas . Su razón es simplemente el amor y lo hace mediante la historia que está haciendo en nuestra vida desde que nacimos.

Nada de lo que nos ocurre es casualidad. Sucede porque Dios te busca.

En la Biblia podemos ver cómo todo lo que está escrito es para que pudiéramos conocerle. Dios te busca al igual que hacía ya con otras personas hace miles de años.

Desde el Antiguo Testamento observamos a muchas personas que en medio de las dificultades experimentaban como Dios las cuidaba y las bendecía.

En los Libros Sapienciales, por ejemplo, hay muchas historias que nos revelan esa gran sabiduría que Dios da a las personas. No significa que nos llene de conocimientos, si no que nos ayuda a discernir, a comprender, qué cosas hemos de hacer y cuáles no para ser felices. Es decir, que Dios, al igual que hizo con el Pueblo de Israel, nos regala el poder ver más claramente cual es su voluntad en los acontecimientos de nuestra vida.

Aunque somos creados libres, no podemos caer en el error de que esa libertad es hacer lo que nos de la gana como veremos en otra clase. No todo es bueno para nosotros ni nos hace bien. Por esto Dios quiere tener un encuentro contigo, para que sepas lo que de verdad te conduce a la felicidad total e infinita.

Sobre todo será en el Nuevo testamento donde Dios se revela más plenamente en su Hijo Jesucristo. Porque como Este nos dice: para esto he venido al mundo para que lo conozcáis a El y le améis.

Mediante la vida de Jesús podemos saber cómo es Dios. Nos muestra el gran amor de Dios que es infinito. Todo lo que hizo y dijo Jesús es una enseñanza que nos sirve para encontrarnos con su amor.

Dios que era invisible se hace visible ante nuestros ojos.

Es un Dios cercano. Un Dios con sentimientos, un Dios que te ama con locura y por esto te busca.

Se hizo un hombre de carne como nosotros y llegó al mundo humilde y sencillo para morir por amor. Y para resucitar regalándonos la Vida Eterna.

Así podrás conocer a Dios: en lo humilde y sencillo de cada día.

PRACTIQUEMOS LO APRENDIDO:

Escucha atentamente este relato:

Marta llevaba años soñando en entrar en un equipo de baloncesto profesional. En el instituto había jugado y se le daba muy bien. Estaba ya casi finalizando la carrera de INEF y se le abría una oportunidad fantástica de especializarse en el mundo del deporte y ser entrenadora. Pero  tuvo un terrible accidente con la bicicleta. Las piernas sufrieron múltiples fracturas y tuvo que ser operada en varias ocasiones.

Transcurrieron muchos meses en los que pasaba más tiempo en el hospital que en su casa. Allí los enfermeros eran muy simpáticos y al final todos los pacientes de la planta se conocían.

A pesar de eso, se pasaba los días llorando sin entender por qué le había pasado eso. Una tarde que estaba muy triste y depresiva, un enfermero que le hacía reír con sus bromas le invitó a ir a la capilla del hospital. Permanecieron dentro, en silencio un buen rato delante del Sagrario y tras esos minutos, Marta regresó algo confundida a su habitación.

No fue la primera vez pues en otras muchas ocasiones volvieron a visitar juntos a Jesús. Ella no era creyente. De pequeña hizo la comunión pero no volvió a pisar una Iglesia salvo para alguna boda como invitada. No tenía contacto con Dios, no sabía ni siquiera rezar. Pero esas visitas le hacían sentir de un modo especial, algo le llenaba en su interior de una cierta Paz que no había experimentado hacía muchos años.

Cuando le dieron de alta definitiva, Marta continuó en contacto con el Daniel, el enfermero. Le acompañó un día a unas charlas para jóvenes en una parroquia y allí escuchó algo que le cambió la vida para siempre:

«DIOS TE AMA».

Poco a poco, sintiendo en su vida cada vez más ese amor de Dios, fue volviendo a su interior la alegría que había perdido tras el accidente.

Se lanzó a retomar el baloncesto, pues los brazos los tenía en perfecto estado y llegó a entrar en un equipo de profesionales de deportistas con minusvalías.

Era cada vez más feliz pero lo fue mucho más cuando se encontró delante del altar dando el sí quiero en su boda a Daniel, con el que formó una maravillosa familia con varios hijos teniendo siempre a Dios como centro y guía de sus vidas.

Ahora te toca a ti.

Explica brevemente con tus palabras:

¿Fue Marta la que encontró a Dios o fue Dios el que se hizo encontrar?

¿Qué pasó para que volviera a tener fe?

¿Crees que Marta entendió al final para qué le había ocurrido ese acontecimiento que cambió su vida?

Piensa en algo de tu vida que te haya pasado y que quizás haya sido una oportunidad para conocer más a Dios que te busca.

 

Puedes ver esta clase en mi canal de YouTube:

 

Un saludo, la Paz y hasta muy pronto:

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies