Microchips anticonceptivos de Bill Gates
Defensa de la Vida humana,  Nuevo Orden Mundial

Los microchips anticonceptivos de Bill Gates

Bill Gates y su inversión hacia los microchips anticonceptivos.

Desde hace un par de años, es decir, desde que apareció en nuestras vidas la crisis sanitaria pandémica en la que nos han sumergido, se oye cada vez más hablar de ciertos personajes, como Bill Gates, así como la posibilidad de introducir microchips en las inyecciones experimentales.

Muchos aún hablan de conspiraciones y desacreditan estas hipótesis. Sin embargo los datos hablan por sí solos y veremos en estas líneas si es posible o no que en las vacunas se introduzcan microchips y con qué fin.

El origen de los microchips anticonceptivos

El Instituto de Tecnología de Massachusetts, desarrolló en la década de los 90 del siglo XX, un chips con la tecnología de «microdepósito», diseñado para liberar fármacos en el cuerpo humano mediante una señal inalámbrica”. Se pensaba ofrecer a sus clientes este experimento como servicios anticonceptivos sobre el año 2017.

Ese mismo año sale publicada la noticia de que

Bill Gates financia un microchip anticonceptivo que dura 16 años dentro del cuerpo y se puede encender o apagar con control remoto” .

No ha de extrañarnos este hecho, ya en el año 1992, la OMS publicó un informe titulado «vacunas reguladoras de la fertilidad» en el que se muestra el objetivo de implantar la esterilización así como la anticoncepción masiva en las mujeres. Y a su vez no hemos de olvidar la relación tan estrecha de Bill Gates con la OMS.

Los proyectos de Bill Gates por medio de GAVI

También en el 2017 la Alianza GAVI anunciaba su objetivo de

“Aumentar la equidad en la entrega de inmunización como prioridad del apoyo de Fortalecimiento del Sistema de Salud (HSS) en el próximo período estratégico con una gran ambición de reducir la cantidad de niños con inmunización insuficiente”.

El objetivo era “reducir el número de niños con dosis cero en un 25 % para 2025 y en un 50 % para 2030”.

Esta Alianza fue fundada por Bill Gates en el año 2000, impulsada por la Fundación Rockefeller, el Banco Mundial, UNICEF y la OMS. Su misión es y era vacunar a toda la población bajo el pretexto de una acción generosa y filantrópica de cuidar nuestra salud.

Su empeño en hacer reducir el número de habitantes del planeta no tiene fin y las vacunas son una muy eficaz envoltura que disfraza sus verdaderas intenciones psicópatas.

El control de los vacunados

Pero el asunto va más allá de la simple vacunación potencialmente peligrosa. Si no que para lograr una inmunización 100%, debía de haber un control sobre los niños vacunados. Por ello, el CEO de Gavi, Seth Berkley, en un artículo de Nature de ese año, hablaba de la necesidad de “pasar a los sistemas digitales” para lo que GAVI había invertido “decenas de millones de dólares en innovaciones para monitorear la inmunización”. Y bajo el pretexto de que todos tengan una identidad legal y reconocida de aquí al 2030, “la tecnología digital y las redes sociales ofrecen una oportunidad” y “podrían ayudar a la comunidad mundial de salud pública a vacunar a todos los niños”.

Por ejemplo, “el mapeo geoespacial y los drones ya se están utilizando en Nigeria para identificar comunidades que no han recibido vacunas contra la poliomielitis”.

Por lo tanto, para GAVI, una de las mayores prioridades es:

“contar con sistemas de identificación digital seguros y asequibles que puedan almacenar el historial médico de un niño y a los que se pueda acceder incluso en lugares sin electricidad confiable”.

Ya es un hecho en algunas partes de la India estos “registros de salud digitales fuera de la red, mediante un collar que usan los bebés que contiene un número de identificación único en un chip de comunicación de corto alcance”.

Hacia la identificación digital de cada uno

Y de esta manera, Bill Gates fundó ID2020 Alliance junto con la Fundación Rockefeller, una asociación público-privada dedicada a encabezar un estándar global de identidad biométrica digital.

Y tras estos años pasados en los que Gates ha estado invirtiendo en esta dirección, en Diciembre del año 2019, justo a las puertas de la pandemia, se publica la noticia de una nueva vacuna basada en unos “puntos cuánticos biocompatibles del infrarrojo cercano aplicados a la piel mediante parches de microagujas”.

“Los patrones de partículas son invisibles a simple vista, pero se pueden visualizar utilizando teléfonos inteligentes modificados. Al administrar conjuntamente una vacuna, el patrón de partículas en la piel podría servir como un registro de vacunación en persona” .

Sería como una especie de “tatuaje de código de barras”

Equiparable con el certificado Covid actual que podría ir derivando en esos implantes en la piel.

Y luego dirán que somos unos conspiranoicos…

Un saludo, la Paz y hasta muy pronto:

ALICIA BEATRIZ MONTE FERRER

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: