San Maximiliano María Kolbe y el plan de la Masonería
Santos que dejan huella

San Maximiliano María Kolbe y el plan de la Masonería

SAN MAXIMILIANO MARÍA KOLBE y su relación con la MASONERÍA

San Maximiliano María Kolbe nació en Polonia el 8 de Enero de 1894. A los 13 años ingresó en el seminario de los padres franciscanos y en 1918, con 24 años es ordenado sacerdote. Luchó contra la masonería y se ganó la santidad por una hazaña heroica en los campos de concentración Nazis como te explico aquí.

La Masonería nació en Inglaterra en 1717. Pronto se fue extendiendo por otros países como Francia y Alemania.  Incluso hay quienes relacionan los orígenes del nazismo con la masonería.

Primer contacto de San Maximiliano María Kolbe con la Masonería

San Maximiliano María Kolbe tenía conocimiento directo con la masonería desde su permanencia en el seminario en Roma. Allí, a los 200 años del nacimiento de la Masonería (1917), presenció aturdido, cómo se celebraba por las calles el bicentenario de esta secta, en la que se representaba a San Miguel derrotado por Lucifer. Desde entonces su lucha por denunciar a la masonería y defender la fe católica, fue incesante.

“La Virgen sin mancha, vencedora de todas las herejías, no cederá el paso ante su enemigo amenazante si encuentra servidores fieles, dóciles a su mandato. Ella obtendrá nuevas victorias, más grandes de las que podríamos imaginarnos…”

Estas palabras que tuvo presente frente a esa amenaza a la Iglesia católica, le llevó a fundar la Milicia de la Inmaculada, el 16 de Octubre de ese mismo año.

Cada “caballero de la Inmaculada” recibía una Medalla Milagrosa de la Virgen y rezaba su oración con un añadido:

“Oh, María, concebida sin pecado, ruega por nosotros que recurrimos a ti. Y por todos aquellos que no recurren a ti, especialmente por los masones y todos los encomendados a ti”.

San Maximiliano Kolbe expuso el plan de la masonería de destruir el cristianismo tal y como apreciamos en sus escritos:

“Estos hombres sin Dios se encuentran en una situación trágica. Tal odio implacable por la Iglesia y los embajadores de Cristo en la Tierra no está en el poder de las personas individuales, sino de una actividad sistemática derivada en el análisis final de la masonería. En particular, tiene como objetivo destruir la religión católica. Sus decretos se han difundido por todo el mundo, con diferentes disfraces. Pero con el mismo objetivo – indiferencia religiosa y debilitamiento de las fuerzas morales, de acuerdo con su principio básico – ‘Conquistaremos la Iglesia Católica no con argumentación, sino con corrupción moral’”

Y ciertamente es lo que está ocurriendo actualmente. La masonería está presente también dentro de la Iglesia católica corrompiendo a creyentes, sean religiosos o laicos.

Observamos la intromisión en la Iglesia de unos valores muy alejados de la doctrina de nuestra fe, con una moralidad que destruye la propia naturaleza humana, el amor y la sexualidad con su verdadero sentido, tal  y como apreciamos con la intromisión de la ideología de género en la Iglesia católica.

No podemos olvidar que la Iglesia católica está sostenida por el Espíritu Santo, pero está formada por personas, pecadoras, y el demonio, a través de nosotros, se puede valer para corromperla.

O la defendemos alzando la voz frente a todo lo que la ataca, o la «bestia» llegará hast límites que ni imaginamos.

Recemos a María nuestra protectora, nuestra defensora y nuestra madre del cielo, que nos cuida.

Un saludo, la Paz y hasta muy pronto

ALICIA BEATRIZ MONTES FERRER

2 Comentarios

  • Mario Leal

    Muchísimas gracias por la información. La necesito para saber sobre el trato como católico con alguien muy cercano posiblemente masón pues usa anillo masón,con varios sacramentos catolicos

    • Alicia Beatriz Montes Ferrer

      Hola Mario:
      Me alegro que le ayude esta información. Hay cada vez más sobre este asunto, porque tal y como comenta, a nuestro alrededor hay cada vez más personas que profesan esta secta satánica. Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad